Viajestic » Curioso

Castilla y León

Lunes de Aguas de Salamanca: Esta es la historia tras esta curiosa fiesta

Salamanca tiene una fiesta tradicional que es el Lunes de Aguas. ¿Sabías la curiosa historia que hay detrás? Te sorprenderá.

Salamanca

Imagen de Ssantiagova en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0 Salamanca

Publicidad

El Lunes de Aguas es una de las fiestas populares más curiosas que tienen lugar en la ciudad de Salamanca, aunque en un pasado se extendió en diversas zonas de la sub meseta norte de la Península Ibérica. Esta celebración viene dado, tal y como confirman muchos autores, por la ruptura simbólica de ese duelo penitencial de la Semana Santa.

Es decir, estamos hablando de un claro “desahogo” por esos estrictos ritos de penitencia. Actualmente, el Lunes de Aguas es una fiesta para celebrar en familia o con amigos. Juntos, se reúnen para merendar en el campo, pasar una jornada de lo más divertida con, por supuesto, ¡comer el tradicional hornazo salmantino! Ahora bien, es el momento de trasladarnos a los inicios de esta curiosa fiesta.

¿Cuál es la historia del Lunes de Aguas?

Los orígenes pertenecen, sin lugar a dudas, a una historia no solo de privación y desenfreno, sino también de lujuria y obediencia. Estamos ante una fiesta de origen pagano, que se celebra cuando finaliza la cuaresma. Tenemos que remontarnos al siglo XVI para poder conocer los detalles en profundidad.

A mediados de noviembre del año 1543, un joven Felipe II, con tan solo 16 años, visita la ciudad de Salamanca. Es allí donde iba a contraer matrimonio con María Manuela de Portugal. Días después de este enlace, el príncipe tiene tiempo para contemplar, con asombro, el encanto de Salamanca.

Las celebraciones que tienen lugar en su honor dejan sin palabras a Felipe, al ver cómo se fusiona el ocio y diversión con ser un auténtico templo de la sabiduría. Por aquel entonces, la ciudad contaba con más de 8.000 estudiantes, donde encontramos personas de todo tipo. De esta manera, a su alrededor, se mueve un mundo de criados, taberneros, catedráticos y hasta prostitutas, entre otras cuestiones.

Salamanca | Imagen de Malopez 21 en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0

De esta manera, se cuenta que Salamanca no solamente contaba con la Universidad más prestigiosa del mundo, sino que también era considerado como el mayor burdel de toda Europa. Y es que aparte de bibliotecas y patios de lectura, también existían tabernas lujuriosas de toda índole.

Felipe II, sin palabras por la situación, manda promulgar un edicto. De esta manera ordena que, durante los días de Cuaresma y Pasión, la prohibición de comer carne se lleve a todos los ámbitos. Así pues, se evitaría cualquier tipo de conducta que conlleve pecado de carácter carnal. ¿Y qué es lo que hizo exactamente? Obligar a que las prostitutas fueran expulsadas de la ciudad, conducidas a la orilla izquierda del río Tormes.

Si alguna de ellas osaba acercarse a menos de una legua de los límites de Salamanca sufriría un duro castigo. Por lo tanto, tras el edicto de Felipe II, las prostitutas se iban de la ciudad antes de comenzar la Cuaresma y su correspondiente tiempo de abstinencia. El que se encargaba de conducirlas a ese temporal exilio, así como de su regreso, era el sacerdote Padre Lucas. Una vez pasaba esta época, las prostitutas regresaban el lunes siguiente al Lunes de Pascua. Para ello, los estudiantes organizaban espectaculares fiestas, saliendo a recibirlas con alboroto y mucho júbilo a orillas del río Tormes. ¡Muy curioso!

Publicidad