En el territorio nacional existen varios enclaves que han sido tachados de malditos a lo largo de la historia. Desde un palacio en el centro de Madrid hasta unas cuevas navarras, estos lugares esconden algunas de las leyendas más oscuras de España. Recuerda, cuando el río suena, agua lleva:

La silla del diablo en Valladolid

Si te sientas en esta silla, cuenta la leyenda, que adquirirás todo el conocimiento del mundo, pero cuidado, porque es muy probable que mueras a los pocos días. Corría el siglo XVI y Andrés de Proaza, un judío de origen portugués, parecía un alumno modelo de la Facultad de Medicina de Valladolid. Hasta que un terrible crimen sacudió la ciudad: el cuerpo sin vida de un niño de 9 años, que llevaba meses desaparecido, fue encontrado en el sótano del futuro médico. Al parecer, el joven le había practicado una autopsia en vida. La respuesta del judío dejó a Salamanca sin habla: Andrés, a través de su silla de escritorio, se comunicaba con el mismísimo Diablo, quién le había ofrecido toda la sabiduría del mundo de la medicina a cambio de seguir sus instrucciones. El joven murió en la hoguera por orden de la Inquisición y su silla se mantuvo en custodia de la Universidad de Valladolid, quien la colgó del techo y patas arriba para evitar que alguien pudiera caer en la tentación de sentarse. Actualmente, esta peculiar puerta a los infiernos se ha trasladado al Museo Arqueológico de Valladolid, sin embargo, no está permitido ni siquiera rozarla.

El sillón del Diablo expuesto en el Palacio de Fabio Nelli | Wikipedia

Extraterrestres en Tenerife

En Tenerife, concretamente en la localidad de Güímar, no hay consenso acerca del origen de los Majanos de Chacona, seis estructuras piramidales orientadas al sol en fechas astronómicas clave. La explicación más razonable, a simple vista, trataría de construcciones neolíticas, utilizadas por los primeros hombres a modo de granjas de cochinillas. Sin embargo, esto no explicaría su peculiar orientación. Por este motivo, cobran peso las teorías relacionadas con ovnis y asentamientos extraterrestres prehistóricos en la isla. Llegados a este punto, que cada uno elija la opción que considere más oportuna, pues ninguna ha sido probada por el momento.

Pirámides de Güímar | Wikimedia

El aula de satanás que se puedo visitar en Salamanca

La actual sacristía de la iglesia de San Cebrián, en Salamanca, ha sido varias veces acusada de ser, en realidad, una puerta al inframundo. Esta iglesia está construida sobre una cueva en la que, según cuenta la leyenda, el diablo impartía clases de esoterismo. A estas peculiares lecciones asistían siete alumnos durante siete años y, una vez concluidos los estudios, uno de los pupilos era elegido siervo del diablo como pago por los conocimientos adquiridos. Al parecer, uno de estos elegido fue el Marqués de Villena, quién consiguió huir de los infiernos. No obstante, durante la travesía perdió la sombra, por lo que, allá donde fuera, siempre sería reconocido como seguidor de Satanás. Cervantes y Calderón de la Barca citan esta cueva, ahora sacristía, como laberinto subterráneo o puerta a los infiernos en algunas de sus obras.

Cueva de Salamanca | Wikipedia

El fantasma del Palacio de Linares en plena plaza de Cibeles

El palacio de Linares, ese espectacular edificio neobarroco situado en plena plaza Cibeles, esconde una de las leyendas más oscuras de España. Parece ser que, a mediados del siglo XIX, José de Murga y Reolid, pidió a su padre, el por aquel entonces Marqués de Linares, contraer matrimonio con la hija de una humilde cigarrera, Raimunda de Osorio y Ortega, a lo que el padre se negó en rotundo. En sus últimas voluntades, el Marqués reveló a su hijo que Raimunda era en realidad su hermana, pero al joven poco le importó. Una vez nombrado Marqués, José de Murga y Reolid solicitó al Papa León XIII una bula para poder casarse con su amada y el sumo pontífice decidió concedérsela con una condición: el matrimonio nunca podría llegar a consumar, pues no debían olvidarse de sus lazos de sangre. Los enamorados incumplieron el veto de castidad y tuvieron una hija, a la que tuvieron que emparedar en el propio palacio para evitar habladurías. Cuenta la leyenda que el fantasma de la pequeña vaga todavía por el palacio tatareando canciones infantiles y llamando desesperádamente a sus padres.

El cautivo de la Mezquita de Córdoba

Después de leer esta leyenda, sentirás una inmensa necesidad de hacer una visita a la Mezquita de Córdoba. Según relata José Manuel Morales Gajete en su libro 'Enigmas y misterios de Córdoba', hace mucho, mucho tiempo, en esta ciudad andaluza un joven cristiano y una chica árabe se enamoraron locamente. Para poder formalizar su relación en santo matrimonio, la joven prometió convertirse al cristianismo; pero la noche de su bautismo fue asesinada por la guardia del sultán. Él no corrió mejor suerte, pues fue encadenado a una de las columnas de la Mezquita y expuesto al desprecio público. Cuenta la tradición que, por el siglo XVIII, junto a dicha columna se mandó colocar un pequeño retablo cuyo bajo relieve contenía el relato de esta trágica historia. Aún en la actualidad, esta columna sigue constituyendo uno de los secretos mejor guardados de esta majestuosa Mezquita andaluza.

Interior de la Mezquita de Córdoba | Wikipedia

Las brujas de Zugarramurdi

Esta leyenda navarra, que en 2013 Alex de la Iglesia trasladó a la gran pantalla, tiene una importante base histórica. La historia de "Las Brujas de Zugarramurdi" encuentra su origen en la locura inquisitorial del siglo XVII. Allá por el año 1610, una vecina de la localidad de Zugarramurdi denunció a la guardia inquisitorial que había visto en uno de sus sueños cómo varios aldeanos practicaban aquelarres en una de las cuevas del pueblo. El caso llegó hasta el Tribunal de la Inquisición de Logroño, que arrestó a 53 parroquianos, de los cuales 42 perecieron en la cárcel y los 11 restantes fueron condenados a morir en la hoguera. La cueva Infernuko Erreka, en castellano, regata del infierno, era el lugar donde antiguamente se realizaban ritos paganos y prácticas de medicina natural que, hasta la llegada de la inquisición, se consideraban tradiciones muy asentadas en la cultura del municipio. En la actualidad, el Museo de las Brujas esclarece los hechos y organiza visitas guiadas por Zugarramurdi que, por supuesto, incluyen un tour por la cueva Infernuko Erreka.

El Aquelarre, obra de Goya | Wikipedia