El régimen soviético quiso destruir esta colina durante el siglo pasado. Por eso, muchos la consideran un símbolo de la libertad religiosa.

Además, es protagonista de numerosas leyendas y de continuas apariciones paranormales durante su historia, por lo que son muchos los peregrinos que acuden a este monte para rezar.