EXPLORAR LOS TESOROS DE GUADALEST

EXPLORAR LOS TESOROS DE GUADALEST

Guadalest, el rincón de España con más museos por habitante

Y no solo museos tradicionales, sino también algunos de los más curiosos de España, como el que reúne miles de saleros y pimenteros, el de casas de muñecas o el de vehículos históricos. Todo un peculiar y singular municipio de la provincia de Alicante en el que los amantes de lo fuera de lo común encontrarán muchos alicientes para visitarlo.

En lo alto de un peñasco, y asentado entre la roca, se encuentra Guadalest, un peculiar y singular municipio de la provincia de Alicante. Tan sorprendente como espectacular, este pequeño e histórico pueblo está rodeado de sierras. Pero si ya desde lejos impacta por su enclave privilegiado, a medida que uno se adentra en él descubre que sus estrechas y sinuosas calles esconden mil tesoros. Desde un barrio que muestra, a través de vestigios y restos, buena parte de la historia de la comarca, hasta la más completa y variada oferta museística que uno pueda imaginar. Y es que Guadalest es la población de España que cuenta con más museos por habitante.

A unos 23 kilómetros de Benidorm, es conocido también como el Castell de Guadalest, ya que en lo más alto de su núcleo urbano se asienta imponente un precioso castillo, una fortaleza del siglo XI, de la época musulmana, sobre la roca y dominando el paisaje. Al norte de la comarca de la Marina Baixa, descansa custodiado por las cumbres más altas de la provincia. Al norte, la sierra Xortà con sus 1.126 metros,  al sur la sierra de Aitana con 1.558 metros y hacia el oeste  la sierra Serrella a 1.361.

Histórico, un pueblo con un papel importante a lo largo de la Edad Media y Moderna, gracias a su situación estratégica. Destruido en parte por los terremotos de 1644 y de 1748, y por la voladura que sufrió en 1708 en la Guerra de Sucesión, fue reconstruido y hoy sigue custodiando los huertos, los bosques de pinos y el embalse a sus pies, y más allá, las aguas del Mar Mediterráneo. Castell de Guadalest ha sido declarado Conjunto Histórico Artístico y su Recinto Amurallado está sujeto al decreto de Protección Genérica de los Castillos Españoles. Un lugar que evoca épocas pasadas, un lugar para disfrutar y para soñar, imprescindible para una escapada.

Podemos visitar el Castillo de San José, diseñado como punto de vigilancia gracias a su situación estratégica, y pasear y perdernos por sus calles. Pero si por algo es también famoso Guadalest es por sus curiosos museos, a cual más original. Entre otros:

1. El Museo de miniaturas Antonio Marco, un museo de maquetas de casas e iglesias construidas con elementos naturales.

2. El Museo Belén y Casitas de Muñecas, de figuras artesanales hechas a mano, una dedicada a las casitas de muñecas con todo lujo de detalles, y la otra, un gran belén que está instalado durante todo el año galardonado por la Asociación de Guías Turísticos de Alicante y que tiene el Premio Turismo Costa Blanca.

3. El Museo Microgigante, donde se pueden contemplar dos colecciones de arte, una colección de miniaturas que se ven a través de potentes lupas como una plaza de toros, construida en la cabeza de un alfiler, y otra colección de esculturas gigantes.

4. El Museo-Colección de vehículos Históricos “Vall de Guadalest” con más de 100 motocicletas, algunos microcoches nacionales e internacionales, que van de los años 20 a los 70.

5. Un Museo Histórico Medieval, con incluso algunos instrumentos de tortura.

6. El Museo Etnológico, ubicado en una casa típica del siglo XVIII construida sobre la roca dentro de la fortaleza árabe.

7. El Museo de saleros y pimenteros con una curiosa colección de más de 20.000 saleros y pimenteros. Y un Museo de Arte Contemporáneo que exhibe arte, arquitectura y paisaje.

8. También el Museo Municipal Casa Orduña, una casa construida por la Familia Orduña después de los terremotos de 1644. Los Orduña estaban al servicio de Don Sancho de Cardona, Marqués de Guadalest, como alcaides de la fortaleza y gobernadores de sus estados. Hoy, reconvertida en casa museo, se puede ver en su interior el mobiliario y la decoración del siglo XIX, lienzos del siglo XVIII y XIX y una interesante colección de cerámica

La Casa Orduña se encuentra ubicada entre el Castillo de Alcozaiba del Siglo XI y de origen musulmán pero del que solo queda una torre restaurada, y la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción del siglo XVIII, de estilo barroco. A su lado todavía se puede ver la antigua prisión del siglo XII en los bajos del ayuntamiento.

Y para los días calurosos, el pantano o embalse de Guadalest, construido en 1964, es el lugar ideal para darse un baño durante el verano. Enclavado entre dos laderas de montañas se puede llegar a él por una carretera en la parte baja del pueblo, y se accede por unas escaleras hasta su orilla. En los alrededores están las fuentes del Algar, que son unas cascadas estupendas donde te podrás dar un baño. Por el embalse se pueden dar paseos en un barco solar totalmente ecológico que realiza viajes turísticos de casi una hora por unos 5 euros.

El pueblo está repleto de tiendas de recuerdos, mercados artesanales, bares y además de su castillo monumental, su encanto reside en sus empinadas y estrechas callejuelas, cuestas y escaleras empedradas que llegan a lo más alto del valle.

Más información:
Guadalest

Marta Rivas | @rivascmarta | Madrid
| 14/06/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.