El punto más alto de la isla de Hong Kong ha sido el barrio más exclusivo de la ciudad desde la época colonial. Los europeos buscaban el aire frío de las montañas para ubicar sus residencias, pero el acceso no era fácil. Y en mayo de 1881, el escocés Alexander Findlay Smith ideó un plan para acelerar el desarrollo de nuevas residencias en los distritos montañosos con un nuevo sistema de tranvía y así nació Tramways Company y el tranvía Peak, el primer funicular de cable en Asia, que cuenta con 1.350 metros de recorrido y conecta cinco estaciones intermedias.

Pero es que además, el Peak Tram es de lo más singular, porque viajar en él, es experimentar una espectacular ilusión visual. Los rascacielos de Hong Kong se deslizan por su ventana en lo que parecen ser ángulos imposibles a medida que  hace el. Esta ilusión es posible por un cambio subjetivo de las verticales que se debe a la inclinación y a nuestra posición reclinada en el interior. Actualmente este funicular sigue siendo el más empinado del mundo. Un paseo en el Pek Tram, se ha convertido en una de las visitas obligadas en la ciudad de Hong Kong.

 El tranvía Peak es todo un símbolo del pasado y forma parte de la historia.

El funicular más empinado del mundo

Los vagones originales eran de madera con filas de asientos abiertos de rejilla en la parte delantera y trasera, con un compartimiento cerrado en el centro. En el vagón podían sentarse 30 pasajeros en tres clases, con un compartimento central reservado para los pasajeros de primera clase. 
Entre 1908 y 1949, se podía ver una placa de bronce colocada en la parte posterior de las dos primeras sillas que decía: "Este asiento está reservado para Su Excelencia, el Gobernador". Estos asientos no podían ser ocupados hasta dos minutos antes de la hora de salida, ya que el gobernador podía aparecer sin previo aviso.

 En ese momento, un paseo en la sección de primera clase hasta el Pico costaba 30 centavos.

Hoy, la capacidad es de 120 pasajeros y el trayecto dura ocho minutos, con unas vistas impresionantes de Hong Kong, Kowloon y el puerto de Victoria a medida que el tranvía asciende. El Peak Tram funciona en horario de 7h  a medianoche, con salidas cada 10 o 15 minutos de la Baja Peak Tram Terminus en Garden Road en el centro. De día o de noche, el paseo es igual de emocionante, aunque el skyline nocturno es realmente impactante.

La estación inferior se encuentra debajo de St Johns en Garden Road muy cerca de Hong Kong Park, la Torre Citibank y la Bank of China Tower y la estación superior se encuentra dentro de la Torre Peak. Hay estaciones intermedias en Kennedy Road, Macdonnell Road, Mayo Road y Barker Road. Cada una de estas estaciones están equipadas con un sistema de solicitud de parada, aunque en las horas punta puede que no sea posible embarcar en las estaciones intermedias ya que el funicular puede estar lleno.

El funicular más empinado del mundo

A lo largo de su historia, el tranvía Peak se ha mantenido como uno de los monumentos más visitados y fotografiados de Hong Kong. Y no es para menos, ya que subir a la cumbre de Victoria Peak es disfrutar de vistas envidiables y tomarse un respiro tranquilo lejos del bullicio de la ciudad.

Además, hay otras atracciones como la Galería que exhibe más de 200 objetos relacionados con su historia, la Sky Terrace 428, una plataforma de observación que es la más alta en Hong Kong, el Museo Madame Tussauds de Hong Kong con seis áreas temáticas, y la atracción Scream, la primera atracción de miedo y susto permanente de este tipo en la ciudad, y lo mejor, paseos por la naturaleza. Porque para sorpresa de quien decide subir al Peak. casi el 70 por ciento de la superficie total de Hong Kong es naturaleza virgen y montañas.

El funicular más empinado del mundo

El tranvía Peak que abrió sus puertas en 1888 para uso exclusivo del gobernador británico y de los residentes del Peak, es hoy, uno de los lugares más visitados de Hong Kong y puede ser disfrutado por todos gracias al funicular más empinado del mundo.