La Fuente de Cibeles es una de las más icónicas y especiales de Madrid, capital de España. Muchos son los turistas que, anualmente, deciden hacerse la mítica fotografía junto a la Diosa y el Ayuntamiento de la ciudad. Pero ¿y si te decimos que no solamente podrás encontrar esta fuente en Madrid? Lo que lees, ¡también podrás hacerlo en la Ciudad de México!

Y es que en la capital de México existe una réplica absolutamente exacta de la fuente de Cibeles ubicada en Madrid, España. Está ubicada en el mismo cruce entre las calles Oaxaca, Durango, Medellín y el Oro. Por si fuera poco, está a tan solamente dos cuadras de la conocida como glorieta de Insurgentes, perteneciente a la demarcación territorial de Cuauhtémoc, de la Ciudad de México.

El hecho de que haya una fuente de Cibeles en México no es más que un claro símbolo de hermandad entre las comunidades españolas y mexicanas. Fue emplazada nada más y nada menos que en 1980, aunque se llevó a cabo una remodelación en 2011 como parte de un programa de remodelación y mantenimiento.

La Cibeles | Pxhere

Historia de la fuente originales

La de Madrid fue realizada a instancias del mismísimo Carlos III. El arquitecto que se encargó de este proyecto fue Ventura Rodríguez y sus escultores fueron nada más y nada menos que Francisco Gutiérrez Arribas y Roberto Michel, desde el año 1777 hasta el 1792. En cambio, la de México, fue inaugurada en septiembre de 1980 por el presidente José López Portillo y por el que era alcalde de Madrid por aquel entonces: Enrique Tierno Galván.

Historia del lugar mexicano en el que se encuentra la réplica

La plaza en la que se ubica la Fuente de Cibeles se trata de la antigua plaza de Miravalle cuya historia es muy peculiar. Fue creada allá por el siglo XIX en la misma intersección de las antiguas calzadas de acceso a todos esos terrenos que eran propiedad de la familia nada más y nada menos que de la tercera Condesa de Miravalle.

La Cibeles en México | Imagen de Marianamolinar en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0

Tampoco debemos olvidar que debajo de esta plaza se ubicaba el conocido como pozo Pimentel, que era una fuente secundaria de agua potable para la Colonia Roma. Todo hasta 1980, cuando se transformó para que esos 17.670 metros cúbicos albergaran una réplica absolutamente exacta de la madrileña fuente de Cibeles. Como dato a tener en cuenta, esta copia fue donada nada más y nada menos que por la comunidad de españoles residentes en México. Todo un gesto en el que se escenifica la gran hermandad que existe no solamente entre Madrid y la Ciudad de México, sino también entre ambos países.