No es ningún secreto que el tren AVE es tremendamente veloz y nos hace más sencillo recorrernos parte de la península a gran velocidad. Eso sí, de vez en cuando, debemos aprovechar la oportunidad de disfrutar de un viaje en uno de los trenes verdaderamente históricos de España.

Se trata de una serie de modelos antiguos que, de manera intacta, conservan esa estética que lucen desde hace numerosas décadas. Precisamente en este punto encontramos su encanto principal. Por si fuera poco, también circulan por una serie de parajes completamente naturales que son mágicos.

Con lo cual, pocos son los que pueden disfrutar de algo así en su propio país. En España, en pleno siglo XXi, contamos con varios trenes históricos con los que tendremos la oportunidad de viajar en el tiempo en cuestión de segundos. Por ese mismo motivo, ¿descubrimos juntos estos trenes históricos?

Tren de la Fresa | Wikipedia. Autor: Iván González | CC BY-SA 3.0

Tren de la Fresa

Tiene un nombre sencillamente espectacular, pero tiene su historia. ¿La razón? Termina en la ciudad madrileña de Aranjuez, siendo conocida por la gran calidad que tienen sus fresas. Cabe destacar que se conservan dos coches originales. Tal importancia tiene que uno de ellos fue de los primeros que construyó Renfe allá por los años 40.

Tren de Canfranc | Wikipedia. Autor: Jule Berlin | CC BY 2.0

Tren de Canfranc

Es conocido, de manera popular, como “Tamagochi”. ¿Por qué recibe este nombre tan sumamente peculiar? Muy fácil: Solamente cuenta con un vagón, con una capacidad de unos 56 pasajeros. Esta ruta ha unido a Canfranc con Zaragoza, por lo que cuenta con unos 200 kilómetros de trayecto. Merece muchísimo la pena, puesto que observarás unos paisajes pirenaicos de ensueño. En los pueblos parece que se ha detenido el tiempo, por lo que parece que también has viajado una serie de décadas atrás.

Tren de Sóller | Wikipedia. Autor: Olaf Tausch | CC BY 3.0

Tren de Sóller

Se trata de uno de los trenes históricos más populares y conocidos de España, ya que fue el primero en circular en Palma de Mallorca, ya que unía Palma con la localidad de Sollér. La magia de este tren es que conserva, de manera original, tanto los vagones como los asientos de cuero. Es evidente que es toda una experiencia, puesto que atraviesa pueblos donde el espíritu mediterráneo está más presente que nunca. Es más, ¡sube hasta la conocida sierra de Alfabia! Con lo cual, todo un regalo.