Algunos beben alcohol para tranquilizarse momentos antes de embarcar. Además, existe un falso mito que dice que beber alcohol durante el vuelo emborracha más, por lo que son muchos los que desean divertirse, sin pensar en las consecuencias que puede tener tanto en su organismo como en el resto de viajeros.