Los trenes de las ciudades no siempre cumplen con el tiempo estimado, algunos se retrasan y otros salen algo antes de lo que se indica. Son errores de puntualidad con los que cuenta el transporte de vez en cuando.

La mayor parte de las compañías no suele disculparse por ello, pero la Metropolitan Intercity Railway Company en Japón ha dado una lección a todos tras cometer un error de puntualidad.