Viajestic » Curioso

MADRID

Estanque de las Campanillas del Retiro: esta es su sorprendente historia

Es el momento de que descubras dónde se encuentra el estanque de las Campanillas del Retiro y, sobre todo, cuál es la historia que esconde.

Estanque de las Campanillas del Retiro: esta es su sorprendente historia

Imagen de Håkan Svensson en Wikipedia, licencia: CC BY 2.5 Estanque de las Campanillas del Retiro: esta es su sorprendente historia

Publicidad

El Parque de El Retiro es uno de los lugares más visitados de la capital de España. Y siendo honestos, no es para menos. Es uno de los rincones más mágicos que podemos encontrar en Madrid, puesto que alberga un gran número de conjuntos tanto escultóricos como paisajísticos, incluso arquitectónicos.

Entre ellos podemos encontrar desde el Monumento a Alfonso XII hasta el Palacio de Cristal, pasando por el Real Observatorio Astronómico, la Puerta de Felipe IV e, incluso, la ermita de San Pelayo y San Isidoro. Pero si hay algo que pocos conocen es el conocido como Estanque de las Campanillas.

Cuenta con un encanto muy especial puesto que al ser una de las zonas menos transitadas del Retiro puedes dar un placentero paseo o, simplemente, disfrutar de la Naturaleza sentado en uno de los bancos situados junto a este estanque. Justo en el centro del mismo podemos encontrar una isla decorativa que nos hace recordar a un cuento.

Una de las cuestiones a tener en cuenta es que este Estanque de las Campanillas se creó en el mismo momento que se creó el Parque del Retiro. Tan solo este estanque y el Estanque Grande son originarios de aquella época, es decir, el siglo XVII. Tenemos que situarnos, por tanto, en el reinado de Felipe IV. Por aquel entonces el conde duque de Olivares ejercía un enorme poder en el gobierno.

Estanque de las Campanillas. Parque de El Retiro. Madrid
Estanque de las Campanillas. Parque de El Retiro. Madrid | Imagen de losmininos en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 2.0

De ahí que se tomara la decisión de levantar el conocido como Palacio del Buen Retiro. Entre este edificio y el Estanque Grande se decidió crear el Jardín Ochavado que contaba con nada más y nada menos que ocho paseos que se unían, a la perfección, en una plaza de lo más curiosa. En la parte noroeste de este Jardín se hizo el Estanque de las Campanillas.

Bien es cierto que ese no era su original nombre, puesto que en el plano que realizó Pedro Texeira en el año 1656 aparece con otro nombre: Estanque Ochavado. Pero, ¿por qué se le denominaba así? Al parecer porque forma, a la perfección, una figura de nada más y nada menos que ocho ángulos.

Una de las cuestiones a tener en cuenta es que esa pequeña isla situada en el estanque tiene una historia de lo más fascinante. En un primer instante, esta isla no tenía esa forma. Simplemente había una pequeña torre de planta octogonal a la que se podía acceder a través de una pequeña pasarela. Por lo tanto, hace entender que esta zona estaba destinada para jugar a diversos juegos infantiles.

Estanque de las Campanillas
Estanque de las Campanillas | Imagen de Håkan Svensson en Wikipedia, licencia: CC BY 2.5

En el siglo XIX se decidió hacer una reforma en la que esta pequeña torre fue sustituida por un templete donde colgaban una serie de campanillas que, por la acción del viento, sonaban. De ahí que en la actualidad lleve ese nombre, aunque bien es cierto que esas campanillas desaparecieron hace tiempo.

El Estanque, tal y como lo conocemos en la actualidad, se debe a una reforma que se realizó en el siglo XX. Es entonces cuando se decidió crear esa pequeña gruta, que también es una fuente desde la que mana agua. El sonido que hace el agua cayendo por la roca es sencillamente fascinante. Además, se suprimió esa pasarela por la que se accedía a la isla.

A pesar de que el nombre cambió a lo largo del tiempo, lo cierto es que este estanque está cercado por una barandilla de hierro que mantiene esa forma original que, en sus inicios, dio nombre a este pequeño secreto que podemos encontrar en el Retiro. ¡Historia viva de este precioso lugar de Madrid!

Publicidad