Viajestic » Curioso

ANDALUCÍA

Esta es la leyenda del Buey de la Mezquita de Córdoba

Es el momento de que descubras la curiosa leyenda que se esconde tras la estatua del Buey que encontrarás en la Mezquita de Córdoba.

Mezquita de Córdoba

Imagen de Alonso de Mendoza en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0 Mezquita de Córdoba

Publicidad

La Mezquita de Córdoba es una de las edificaciones más sorprendentes pero a la vez enigmáticas de todo el país. Su construcción comenzó en el año 784. Con el paso de los años experimentó varias ampliaciones, concretamente durante el Emirato de Córdoba y el Califato de Córdoba.

Es más, llegó a ser la segunda mezquita más grande del mundo en cuanto a superficie se refiere, únicamente superada por la Mezquita de la Meca. Posteriormente, en el año 1588, este dato quedó obsoleto tras la Mezquita Azul que podemos encontrar en Estambul (Turquía). Si nos centramos en la de Córdoba, encontramos un gran número de elementos que tienen una historia de lo más peculiar. Uno de ellos es el Buey, una estatua que sorprende a más de uno.

En ella podemos ver a un blanco y poderoso animal que presenta un gesto de dolor, algo agonizante, y con la boca abierta. La leyenda dice que fue el encargado de trasladar todas y cada una de las columnas de la Mezquita. Así pues, cuando lo hizo con la última de ellas, el Buey “reventó”, como popularmente se dice. Por ese mismo motivo, a petición del dueño del animal, se construiría la famosa escultura.

Buey de la Mezquita de Córdoba
Buey de la Mezquita de Córdoba | Imagen de Xavier Estruch en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 2.0

La supuesta muerte de este buey sucedió por un esfuerzo que fue prolongado en el tiempo y, teniendo en cuenta eso, así como lo que se tardó en construir la Mezquita, es raro que este animal hubiera vivido tanto tiempo. Aunque sea materialmente imposible, estamos ante una de las historias más conocidas y peculiares de la Mezquita de Córdoba.

Este animal no es el único representado en este edificio, ya que encontramos también un águila y un león, así como un ángel, que formaban parte de los basamentos de los púlpitos del altar mayor. Estos eran, de manera directa, los símbolos de los evangelistas. En el púlpito situado a la izquierda (Evangelio) está el toro (San Lucas) y el Águila (San Juan).

En el de la derecha (Epístola), por su parte, encontramos el león (San Marcos) y el ángel (San Mateo). Por lo tanto, esta podría ser la realidad que esconde la representación de este blanco y poderoso buey que llama tantísimo la atención a los visitantes de la Mezquita de Córdoba.

Publicidad