Los nubios son los herederos de la antigua civilización egipcia que tanto nos apasiona y nos intriga. Cuando hacemos turismo en Egipto, muchas veces nos olvidamos de visitar las raíces que han continuado creciendo a lo largo de los años, aunque ya muy diferentes. Este es el caso de la pequeña aldea Nag el-Balida, entre otras muchas, y de sus habitantes.

En la Antigüedad, los nubios se erigieron con faraones, aunque su dinastía no fue muy duradera. Adoptaron así las costumbres religiosas y artísticas que estos tenían. Sin embargo, cuando dejaron de gobernar se vieron obligados a desplazarse al sur de Egipto, a orillas del Nilo, y construir ahí su nueva vida, estableciendo su reino en Meroe.

Mercado en un pueblo nubio - Egipto | Wikipedia (Angel Aroca Escámez, Creative Commons Genérica de Atribución-Compartir-Igual 3.0)

Cuando esto ocurrió, se comenzaron a construir templos como el dedicado al toro sagrado Apis y a la diosa Isis, o al dios león Apedemak. Esto los llevó también a la construcción de pirámides y tumbas, influidos por los egipcios del norte. Cuando se alejaron más del contacto con estos, crearon nuevos estilos artísticos, comenzaron a usar su lengua propia y su propio alfabeto. De hecho, los arqueólogos aún no han conseguido descifrar por completo algunos símbolos que aparecen tallados en piedra.

Su historia ha sido muy convulsa a lo largo de los años. De hecho, cuando Sudán se separó de Egipto en el año 1956, el pueblo nubio se vio obligado a dividirse entre estos dos países. Cuando en 1970 se construyó la presa de Asuán, parte del territorio de esta comunidad se vio sepultado por el lago Nasser, lo que hizo que muchos de sus monumentos desaparecieran por completo.

Egipto | Flickr (Edgardo W Olivera, Attribution 2.0 Generic)

Son varios los pueblos nubios que merecen la pena visitar en nuestro viaje a Egipto. Quizás el más famoso es Asuán, aunque podríamos decir que la vida es bastante “artificial”, ideada para que el turista disfrute. Por ello, la aldea de Nag el-Balida puede resultar mucho más interesante ya que lo que hay es lo que ves.

La hospitalidad de los ciudadanos del lugar es una de las características principales y más destacadas. Para muchos, es uno de los sitios más mágicos del mundo que, a pesar de no ser muy conocida, merece la pena saber de ella. Si te interesa toda la cultura egipcia, en esta aldea la llegarás a vivir en profundidad porque, según lo que dicen los expertos, aquí se encuentran los verdaderos egipcios.