Desde 1961 hasta 1989, la división ideológica que asolaba a Alemania y al continente europeo tuvo un representante físico, el Muro de Berlín. Separó a familias enteras durante casi tres décadas, y aquellas personas que se atrevían a cruzarlo se ganaban un billete directo a la cárcel.

Seguramente que muchas de nosotras recordamos esos fotogramas de la película Good Bye, Lenin! en la que Alexander relata la caída del Muro y meten imágenes del momento. Desde que esa monumental infraestructura fuese levantada se excavaron cerca de 70 túneles, de los cuales solo 19 pudieron ser finalizados. Gracias a los cuales 300 ciudadanos de la República Democrática Alemana consiguieron huir a Berlín Oeste, en la mayoría de los casos para reencontrarse con sus familiares y amigos.

Túneles Muro de Berlín | ©Berliner Unterwelten e.V./Holger Happel

Los túneles se excavaban mayoritariamente de noche y con una instrumentaría muy precaria, como palas, martillos y sus propias manos. Pues no podían hacer el mínimo ruido ya que la Stasi podría descubrirlos. Estos pasadizos pasaban por debajo del muro y en ocasiones, hasta por debajo de los puestos de vigilancia. Numerosos ciudadanos alemanes participaron en su construcción, y se sumergían bajo el suelo de Berlín.

Contaron con la ayuda de algunos ingenieros de la República Federal Alemana, además la emisora estadounidense NBC contribuyó con la excavación dotándoles de herramientas. También había personas que escapan a nado por los ríos, e incluso en globo aerostático.

Túneles Muro de Berlín | ©Berliner Unterwelten e.V./Holger Happel

La capital alemana ha llevado a cabo trabajos durante dos años para construir un túnel para visitantes y dar a conocer esta parte de la historia. Desde el cual se puede contemplar túneles como el que se encuentra en el edificio de la fábrica cervecera Oswald-Berliner-Brauerei. Es una ventana al pasado que nos permite saber un poco más sobre lo que ocurría en torno al Muro de Berlín.

Para hacer posible el proyecto la Berliner Unterwelten ha invertido más de 300.000 euros en su construcción. Este túnel cuenta con 30 metros de largo, 2,05 metros de altura y 7,5 de profundidad. Puede entenderse como un homenaje a aquellos que los construyeron, a las personas que escaparon y a las que no lo consiguieron. Es importante saber de dónde venimos y conocer hasta los capítulos más amargos de nuestra historia con la finalidad de no cometer los mismos errores.

Túneles Muro de Berlín | ©Berliner Unterwelten e.V./Holger Happel

Aquí podéis encontrar más información sobre las visitas.