Así es, en pleno centro metropolitano entre rascacielos y el barullo de la ciudad se encuentra esta gema de naturaleza, más concretamente en el barrio de Chamartín. El olivar y las edificaciones que en él se encuentran han sido declarados de interés por el colegio de Arquitectos.

Pero, ¿Y cómo ha llegado este jardín secreto a nuestra ciudad? Habría que remontarse a 1917 cuando José Castillejo, ecologista “avant la lettre” y manchego amante de la tierra, decide venirse a vivir a Madrid, y compra dichos terrenos y el olivar. Él prefiere quedarse a las afueras donde tener un entorno sano y agradable, por eso se instala en el pueblecito de Chamartín de la Rosa.

Olivar centenario en Madrid | Foto de la Guía Repsol

Castillejo lo compartió con los intelectuales de la época llamando así a personalidades como Dámaso Alonso, Ramón Menéndez Pidal, o Juan López Suárez, que tuvieron allí sus casas. No es de extrañar, pues José Castillejo formó parte de la última generación de reformadores españoles inspirados en los valores de la Institución Libre de Enseñanza.

La formación de este singular jardín mantiene la antigua costumbre de labrar las proyecciones de copas de los enormes olivos dejando sitio al resto de las especies en los bordes no labrados entre olivo y olivo y los bordes de los caminos.

Olivar centenario en Madrid | DisfrutandodeMadridblogspot

Aún hoy en día se mantienen más de cien olivos centenarios junto con almendros, jaras, retamas y romeros. En 1985 se crea una la Fundación Olivar de Castillejo, con el fin de conservar dichos olivos. Durante las noches de verano se abren las puertas de este oasis, al público para disfrutar de conciertos de música clásica al aire libre. La programación recibe el nombre de “Las Noches del Olivar”.

Es un hecho fascinante, que a pesar del desmesurado crecimiento de las ciudades, que el territorio metropolitano lo engulle todo a su paso, sigan quedando vestigios de formas de vida anteriores. Retales de una historia y una realidad muy diferente a la que ahora vivimos.

Olivar de Castillejo | foto de CityWink Madrid

Es un plan ideal para todas aquellas personas que se ven obligados a pasar el verano trabajando en la sobrecalentada ciudad de Madrid. Es una opción para escapar del calor, de la villa y del siglo XXI, aunque sea solo durante un rato.

Si quieres conocer más detalles sobre la programación, la historia y el contexto de este lugar, haz click aquí. (http://fundacionolivardecastillejo.org/epoca.html)