No muy lejos de aquí, en el país vecino, Portugal, existe una quinta o finca muy especial con fuetes lazos con universos misteriosos. Hablamos de la Quinta da Regaleira que se encuentra en la localidad de Sintra, a tan solo 25 kilómetros de Lisboa.

Nada más llegar nos puede parecer una finca normal y corriente, con sus terrenos y su espectacular palacio. De hecho, no veremos ninguna torre extraordinariamente grande que sobresalga de forma pronunciada sobre el resto del complejo. ¿Pues dónde se encuentra esta misteriosa torre? Muy sencillo, bajo tierra. Efectivamente, también podríamos decir que es un pozo más que una torre, pues durante algunos años hizo la función de pozo iniciático. Esto conlleva la iniciación a algo, algunos expertos aseguran que podría tratarse de la Masonería.

Quinta da Regaleira, Sintra | Foto de Diego Delso. Fuente Wikimedia Commons Licencia CC BY-SA 4.0

Lo cierto es que esta quinta tuvo varios propietarios, aunque no se sabe mucho sobre los primeros años. Existen datos como que en el siglo XVII José Leite fue propietario de unos vastos terrenos que hoy conforman la Quinta da Regaleira. En el año 1715 Francisco Alberto Guimarães de Castro compró la propiedad en una subasta pública. No será hasta finales del siglo XIX cuando comienza la historia de la finca que conocemos hoy en día.

Eso se debe a António Augusto Carvalho Monteiro, quien adquirió la quinta en 1892 y tenía el deseo de reflejar en ella sus intereses. Así, ayudado del arquitecto y escenógrafo italiano Luigi Manini, dio a luz al lugar grandioso en el que quería vivir. Entre 1904 y 1910 se construye el Palácio da Regaleira, incluyendo su misteriosa torre que se adentra 27 metros bajo tierra.

Esta galería subterránea tiene una escalera en espiral y está soportada por columnas. El recorrido descendiente del pozo encontraremos nueve rellanos, los cuales hacen referencia a La Divina Comedia de Dante Alighieri. Ya que estos rellanos son circulares y están separados por quince peldaños, y se cree que pueden representar los nueve círculos del infierno, los del paraíso o los del purgatorio.

Sintra | Foto de Felipe Ramos. Fuente Wikimedia Commons. Licencia CC BY 3.0

En el fondo del pozo veremos en mármol una rosa de los vientos sobre una cruz templaria, que era el emblema heráldico de Carvalho Monteiro. Esta galería no estaba pensada para ser descendida, sino para subir sus peldaños. La idea era acceder a la misma a través de las galerías subterráneas, que están recubiertas con piedra procedente de la costa marítima de Peniche, evocando así un mundo submarino. Una vez en el fondo del pozo, se ascendía por las escaleras a la luz, hacia la superficie. Este recorrido hacia la luz puede ser visto como un rito de iniciación que guarda relación con la Masonería según algunos expertos.

Quinta da Regaleira | Foto de GlynLowe. Fuente Wikimedia Commons Licencia CC BY 2.0

Además, esta torre invertida cuenta con 23 nichos, pero que lejos de estar dispuestos al azar agrupados en tres conjuntos de 17, 1 y 5 nichos. Si juntamos las tres cifras daremos con el número 1715, que es el año en el que Francisco Alberto Guimarães de Castro compra la propiedad, como ya habíamos visto.

Esta torre invertida sigue fascinando a quien la visita, pues sigue siendo un auténtico misterio.