Que el Teide corona Tenerife, las islas Canarias y España entera es algo que sabemos todos, que además convierte a Tenerife en la décima isla más alta del mundo es un dato más desconocido pero no menos importante; sabemos también, por supuesto, que el Teide es un volcán como sabemos que todas las islas Canarias son de origen volcánico y de lo que no nos cabe duda alguna es de que son también las islas afortuandas por su clima suave y cálido, son nuestro paraíso; pero ¿sabías que el paraíso vive un demonio? es el demonio Guayota y vive en el interior del Teide.

El ser humano no acostumbra a convivir bien con la duda y por eso todo lo que la ciencia no ha podido explicar a lo largo y ancho de la historia lo han explicado la mitología, las supersticiones y hasta la religión, el caso era poner luz (aunque de tan artificial fuera falsa o sólo una cuestión de fe) allí donde ni la lógica ni la ciencia daban respuestas; desde esa perspectiva tiene toda la lógica del mundo que dentro de un volcán viva un demonio.

Teide | Pixabay

El origen de la leyenda protagonizada por este demonio hay que buscarlo en los antiguos pueblos aborígenes que habitaban Tenerife; ellos pensaban que en el interior de la tierra vivía un demonio maligno (algo así como el diablo de los católicos), se trataba de un ser malvado que asociaban al fuego y a los destructivos procesos volcánicos, el interior del Teide era entonces el infierno mismo.

La idea del demonio que habita el volcán la descubrimos también entre las supersticiones y leyendas de otras tierras coronadas por volcanes como Hawai, allí es la diosa Pele quien vive en el volcán Kilauea (y que no te engañe el hecho de que sea una deidad, ella es también responsable de las erupciones de este famoso volcán hawaiano).

Volviendo al Teide y a Guayota, tanto según la escasa documentación que se conserva en la que se habla de este demonio como por los restos que se han encontrado en el propio Teide, sabemos que los guanches hacían ofrendas a Guayota para calmarlo y evitar las erupciones del volcán; también cuenta que cuando la erupción era ya inevitable, los aborígenes canarios encendían hogueras por toda la isla para que si Guayota salía del volcán en la erupción pensara que seguía en el infierno y no se detuviera demasiado tiempo en la isla.

Teide | Pixabay

Hay una leyenda más referente al demonio Guayota pero ésta es más moderna (moderna en comparación al orígen mitológico y antiquísimo del propio Guayota, claro está); cuentan que en una ocasión Guayota secuestró a Magec, dios del sol, y lo encerró dentro del Teide sumiendo al mundo en la más absoluta oscuridad; el desastre era terrible porque sin sol no sólo el frío dominaba la tierra sino que también mataba todas las cosechas; ante semejante drama los guanches pidieron ayuda al dios supremo, Achamán, y éste luchó con Guayota y lo venció liberando así a Magec que comenzó a brillar de nuevo en lo alto del cielo y encerrando en su lugar (en el Teide) a Guayota.

Ahora que sabes quien podría vivir en el Teide tal vez lo visites con otros ojos...