Un fenómeno natural

Un fenómeno natural

¿Conoces el mar que brilla en la oscuridad?

La costa noroeste de Tasmania ha empezado a brillar por las noches gracias a unas algas luminiscentes.

Las algas resplandecientes deslumbran a los visitantes más asiduos de la playa en Preservation Bay, en Tasmania. Desde hace algunas semanas Las costas del noroeste de Tasmania tienen un brillo azul intenso debido a las algas bioluminiscentes que están causando tal fenómeno asombroso a lo largo de la costa.

Muchas son las imágenes que se han compartido desde entonces en plataformas como Instagram, inmortalizando este sorprendente resplandor en la costa del noroeste de la isla australiana.

¿Cómo se genera esta bioluminiscencia? Bien, las causantes son unas algas unicelulares o plancton vegetal que se llama Noctiluca Scintillans, y más popularmente conocido como “brillo del mar”, porque brilla cuando se altera, pues es un mecanismo de defensa. De esta forma las olas o las corrientes hacen que este plancton vegetal brille, el mecanismo de destellos tiene como objetivo asustar a los depredadores.

Por ejemplo, si hay un animal como un pequeño pez o lo que nosotros conocemos como marisco quiere comerse este plancton, éste destellará de repente, para ahuyentarle. Según la Universidad de Tasmania no se conocen efectos tóxicos ni presentas un peligro para los humanos, pero puede que el alto contenido de amoníaco de las células de estas algas resplandecientes irrite a los peces, modificando el entorno marino.

La primera vez que se vieron estas algas, fue en el puerto de Sídney en 1860, pero debido al cambio climático este organismo se ha expandido mucho desde entonces. Y desde hace algunos años la Noctiluca está en Tasmania de forma permanente. Las corrientes oceánicas y el calentamiento de los océanos contribuyen a ello y esta especie se está expandiendo de forma espectacular.

¿Durante el día también brillan estas algas? Las algas no dejan de resplandecer con la luz del día, pero el fenómeno se presenta como una "marea roja”, y al alterarse la tranquilidad del agua, adoptan un color rojo oscuro, marrón o anaranjado. Sin duda el mejor momento para disfrutar de este espectáculo ofrecido por la naturaleza es cuando cae la noche y con la mar en calma. Así, si metemos los pies en el agua o lanzamos un pequeño canto de la orilla se generará una luz alrededor de nuestros pies o del impacto del canto.

Verónica Imedio | Madrid
| 24/06/2019

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.