Si amas las navidades tanto como nosotros, te encantará el ambiente de cuento de hadas de este mercado de Navidad tan especial. En la plaza del ayuntamiento de Tallin, uno se siente como si entrara en un cuento infantil, donde la magia lo impregna todo. Y por supuesto con final feliz, porque te trasportas de inmediato a la infancia.

Con los tejados cubiertos por un manto blanco, las luces navideñas de colores, Santa Claus y sus renos, y un ambiente festivo, el centro de la ciudad medieval mejor conservada de Europa nos sorprende con su hospitalidad y su alegría. Y en el centro, en el corazón de este cuento, el árbol de Navidad más famoso de Estonia ilumina las sonrisas de los más pequeños.

En estos días, puedes compartir con los estonios el animado bullicio cotidiano de la Ciudad Vieja, donde además de agradables paseos e impresionantes vistas, encontrarás restaurantes, ocio y tiendas de diseño. Y por supuesto, el Mercado de Navidad más bonito del mundo. Y es que el centro se llena de pequeñas cabañas de madera repletas de detalles, artesanía y regalos originales para estas fiestas. Aquí encontrarás expertos artesanos, comida típica de Estonia y bebidas de temporada, además de esculturas de nieve y un mini-zoológico para los más pequeños con conejos, cabras, corderos, caballos y gansos.

Sin duda, los niños se van a convertir en los protagonistas.  No hay un plan mejor para ellos estas navidades. Pueden dar paseos en pony, y para combatir el frio, pueden deslizarse, y subir y bajar, en una atracción especial.

Pero lo que más les va a gustar es la Casa de Santa Claus. Ahora ya no es necesario viajar hasta Laponia, porque aquí en Tallin, puedes conocer a Papá Noel en su propia casa. Una casa decorada de Navidad y en la que los más pequeños van a alucinar. Los elfos les reciben y les acompañan para que puedan pedir sus regalos y sus deseos en persona, y seguro que se cumplen, no habrá más que ver la ilusión en sus ojos.
En la terraza hay un buzón de correos de Santa, donde pueden además dejar su cartas y el 26 de diciembre se sortearán diferentes regalos entre todas las que ha recibido.

Y sorpresa, sorpresa, con Santa han llegado sus renos, una madre y sus dos hijos, que nacieron este año y que han crecido con espléndidos cuernos. La familia de renos es, naturalmente, una de las atracciones favoritas de los  niños ya que van a poder alimentarlos con musgo y acariciar sus narices.

Un día en el mercado de Navidad de Tallin es como ser el protagonista de un cuento de hadas de Navidad. Los villancicos y una gran pantalla detrás del escenario son parte esencial de este decorado que nos muestra una estampa navideña realmente excepcional.

Y todo con un amplio programa cultural que se lleva a cabo como parte del mercado durante los fines de semana y en los días más especiales, con actuaciones de grupos de canto y de baile, y coros de diferentes condados que llegan a la capital solo para este evento. Tienes tiempo de acercarte a conocerlo hasta el 8 de enero del año próximo.

El encanto de Tallin está en su casco antiguo, una ciudad medieval amurallada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Prepárate para descubrir una sorprendente arquitectura y arte de los siglos XIV al XVIII. Disfruta de sus iglesias góticas, sus torres, sus murallas medievales, y sus callejuelas con encanto. Pasear por la ciudad medieval es como un viaje al pasado, y en Navidad, te sentirás en un auténtico y maravilloso cuento de hadas.

Más información:
Mercado de Navidad de Tallin