MUY PARECIDO A CHAOUEN

Chelva: El pueblo de Valencia que recuerda al pueblo azul de Marruecos

En Valencia existe un pueblo que recuerda mucho al pueblo azul de Marruecos, Chaouen, cuyas calles se tiñen de color blanco y azul y es de gran interés turístico.

Publicidad

STORIES

Una de las ciudades más visitadas de Marruecos es Chaouen. Este municipio destaca por su gran belleza, ya que se considera 'el pueblo azul' por el color dominante que envuelve sus fachadas y callejuelas. Pero no hace falta viajar a este país para envolvernos en su esencia. Y es que, en Valencia hay un pueblo que es muy parecido al Rif marroquí.

Se trata de Chelva, un municipio situado en el interior de la provincia valenciana cuyo casco histórico recuerda mucho al icónico pueblo de Marruecos. En este pueblo de calles estrechas y empinadas, convivieron en el siglo XIV las tres culturas: Musulmana, cristiana y judía.

Chelva, el pueblo azul de Valencia

Al parecer, los tonos blancos y azules que adoptó Chelva estaban relacionados con un motivo, ahuyentar el sol y los mosquitos que tanto molestaban durante los meses de verano. Pero además, algo que también atrae a los turistas que se pierden por sus barrios, es su riqueza histórica, ya que permanecen intactas tanto la trama urbana medieval como todas sus joyas arquitectónicas y artísticas.

Dentro de su casco urbano, se puede encontrar monumentos como la Iglesia Arciprestal, la Mezquita de Banaeça, el Palacio Vizcondal, Ermitas y una antigua muralla medieval. Por no hablar de todos los espacios naturales que rodean el pueblo, de aguas cristalinas que se pueden disfrutar y visitar en familia.

Además cuenta con varias rutas para hacer a pie o en bicicleta, siendo la que más destaca la 'Ruta de las Tres Culturas', donde se puede contemplar más a fondo los restos históricos que transportan inmediatamente al pasado. De hecho, con esta ruta los visitantes pueden recorrer el barrio árabe de Benacacira formado en el siglo XI.

También el barrio judío del Azoque, el barrio mudéjar-morisco del Arrabal y por último, el barrio cristiano. Un pueblo cargado de cultura e historia además de espectacular que, sin duda, merece la pena visitar.

Seguro que te interesa...

El Salto de Chella: Una escapada de lo más refrescante en Valencia

Viajestic » Curioso

Publicidad