Viajestic » Curioso

ANDALUCÍA

Casa del Diablo de Huelva: esta es la curiosa leyenda que esconde

Es el momento más que perfecto para conocer la curiosa leyenda que esconde la conocida como Casa del Diablo de Huelva. ¡Te sorprenderá!

Casa del Diablo de Huelva: esta es la curiosa leyenda que esconde

Casa del Diablo de Huelva: esta es la curiosa leyenda que esconde Imagen cortesía del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Huelva

Publicidad

Huelva es una de las ciudades más bonitas y que más nos puede sorprender en Andalucía. Cada vez son más las personas que deciden visitarla y no solo eso, sino también quedan absolutamente fascinados. Una de las edificaciones que más historia tiene es, sin duda, la conocida como Casa del Diablo.

En sus orígenes era un edificio de carácter palaciego, que pertenecía a una familia de lo más distinguida. Eso sí, en el año 1755 como consecuencia del terremoto de Lisboa tuvo que ser reformada. Es en ese momento cuando se decidió añadir unos adornos a ambos lados de la fachada.

Se trata de unos medallones de unas cabezas que tienen cierto parecido a unos demonios. De ahí que, popularmente, se comenzara a llamar Casa del Diablo. Lo cierto es que esta casa nunca estuvo maldita aunque, eso sí, estaba situada nada más y nada menos que junto a la Casa de la Cruz.

Plaza de las Monjas, Huelva
Plaza de las Monjas, Huelva | Imagen de Luis Rogelio HM en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 2.0

A pesar de todo, esta Casa del Diablo sí que cuenta con una leyenda. Se dice que una señora se comprometió con Satán a coserle su capa roída. La mujer falleció antes de poder cumplir su promesa. El demonio hizo de las suyas y, después de muerta, obligó a la mujer a coserle la capa por las noches.

Hay quien dice que puede escuchar sus lamentos, así como el sonido de su máquina de coser. Una historia de lo más sorprendente que forma parte de la tradición oral de Huelva, pasando de generación en generación. Lo cierto es que en la actualidad, en esta edificación podemos encontrar el Colegio Oficial de Farmacéuticos.

Publicidad