Viajestic » Curioso

Francia

Carcasona: Esta es la leyenda en la que la Dame Carcas fue protagonista

Esta es la leyenda de la Dama Carcás que muy pocos conocen. Viajamos hasta la Carcasona francesa para descubrir esta historia.

Carcasona

Pxhere Carcasona

Publicidad

Carcasona es una de las ciudades ubicadas al sur de Francia más espectaculares del país. Pasear por sus calles es sentir que has regresado a la Edad Media, por lo perfectamente conservada que está. Lo que pocos imaginan es que hay una historia espectacular y curiosa, que muy pocas personas conocen.

Nos tenemos que situar, casualmente, al siglo VIII. Por aquel entonces, Carcasona estaba ocupada por los sarracenos a pesar de que llegaran en el año 725 y expulsados en 759 por el rey Pipino “el Breve”. Esta curiosa leyenda cuenta que durante el asedio del hijo de este rey franco, Carlomagno, surgió una figura absolutamente esencial como desenlace de este trágico, terrorífico y doloroso episodio.

Es entonces cuando Carcás entró en escena. Ella fue la encargada de hacer ver a sus atacantes que, a pesar del paso del tiempo, el número de soldados defensores no disminuía. Aunque estaba cerca de capitular, llegó a inventarse muñecos de paja, lanzaba flechas desde diversos puntos de la muralla… Todo ello para no levantar sospechas.

Carcasona | Imagen de Pinpin en Wikipedia, licencia: CC BY 2.5

La realidad es que la comida escaseaba y, por si fuera poco, se enfrentaba a una situación dramática. Faltaban todos los ingredientes para llevarse la victoria. Es entonces cuando a Carcás se le ocurrió una jugada maestra, con un cerdo y algo de trigo como protagonistas.

Con pocas fuerzas, Carcás cebó al cerdo de cereales para, posteriormente, lanzarlo desde las murallas. Estábamos ante una jugada de lo más desesperada y atrevida. ¡Se lo jugó todo! Cuando el cerdo logró alcanzar el suelo, reventó. De esta manera, de sus tripas salió toda la comida que previamente había ingerido.

Ante este asedio, Carlomagno entendió que la población no podía estar tan mal si los animales estaban llenos y muy gordos. De ahí que tomara una decisión: Desmontar rápidamente el campamento para retirarse. Carcás hizo que las trompetas sonasen para así llamar la atención del emperador: Le recibiría y le juraría fidelidad.

Lo que más se destaca de la leyenda es el carácter valiente de la población y, sobre todo, cómo el ingenio de muchas personas aparece en situaciones desesperadas. Por ese mismo momento, en la puerta de la ciudad fortificada se recuerda a la “Dama Carcás” y, sobre todo, aquella decisión que cambió el destino de la historia.

Publicidad