Chefchaouen, Marruecos

Esta ciudad marroquí tiene las calles más azules que se puedan imaginar. Fue fundada en 1471 en el emplazamiento donde antes habitaron bereberes. Los recién llegado provenían de Al-Andalus, eran exiliados tanto judíos como musulmanes. Esa es una de las razones por las cuales las calles de este pueblecito puedan recordarnos a las de algunos pueblos de Andalucía. Los judíos trajeron consigo la antigua creencia de que teñir las calles con diferentes tonos de azul recordaría al pueblo el poder de Dios.

Imagen no disponible | Montaje

Burano, Italia

Esta isla situada en la Laguna de Venecia y a siete kilómetros de la Serenissima destaca por las fachadas tan coloridas de los edificios que pueblan las calles. Otra de las características que la hacen famosa es por la producción de encaje de hilo. Tan solo hay una iglesia en la isla, la de San Martín y al igual que Venecia, Burano también combina calles con Canales.

Imagen no disponible | Montaje

Casco Antiguo de La Nueva Panamá, Panamá

La Nueva ciudad de Panamá se fundó en 1673, a unos ocho kilómetros de la ciudad original hoy conocida como “Panamá la Vieja”, que fue destruida en el siglo XVII. El Casco Antiguo de Panamá (Panamá la Nueva) fue, en 19997, considerado Patrimonio Mundial o un lugar con valores que trasciende a toda la Humanidad. En el Casco Antiguo encontramos una mezcla de diferentes estilos arquitectónicos: caribeño, republicano, modernismo, francés y colonial se mezclan en un lugar de menos de 800 edificios. Reflejando así la riqueza cultural del país.

Imagen no disponible | Montaje

Carrer del Bisbe, Barcelona

El Barrio Gótico de Barcelona es sin duda una de las partes más bellas de la ciudad. Sus calles estrechas y edificios históricos de ensueño, dejan a sus visitantes boquiabiertos. Este lugar está lleno de un encanto enigmático que atrae como un imán. Aunque La Sagrada Familia y otros edificios del maestro Gaudí son visita obligada, no debemos olvidarnos de la parte más Gótica de la ciudad.

Imagen no disponible | Montaje

Bregagh Road, Ballymoney, Northern Ireland

Este tramo de Irlanda del Norte es un paraíso leñoso y muestra cómo se hacían los caminos. La calle de abedul alineada es un diseño del siglo XVIII y es apodado como Dark Hedges (Setos Oscuros). Dos siglos después, se han convertido en uno de los fenómenos naturales más fotografiados. Ha servido de escenario para algunos capítulos de Game of Thrones.

Imagen no disponible | Montaje