Seguro que, a la hora de elegir tu sabor preferido de helado, tienes claro cuál te gusta más. Sin embargo, cuando nos acercamos a una heladería artesana con múltiples opciones, siempre nos cuesta mucho decidirnos por cuál tomar, bien porque queramos probar uno diferente, bien porque el cuerpo ‘nos pida’ uno más ácido, uno dulzón, uno surrealista o incluso gourmet. Y si ya son muchos los que lo pasan mal cuando toca elegir entre una docena de sabores diferentes, cómo será cuando se trata de hacerlo entre 870...

No es una exageración. Ese número descomunal de sabores es el que ofrece en la localidad venezolana de Mérida la heladería Coromoto, cuya diversidad de gustos helados le ha permitido convertirse en la que más sabores ofrece de todo el mundo, una marca que les acredita el Libro Guinness de los Récords desde hace más de veinte años (ya apareció en la edición de 1991 del famoso libro). Allí no faltan los tradicionales, pero, con tanta variedad, son los más raros los que llaman la atención: como el helado de tallarines, el de cola, el de salmón, el de chipi-chipi (un molusco autóctono) o incluso el de hamburguesa con queso.

Imagen no disponible | Montaje

No faltan sabores de siempre. De hecho, cuando Manuel da Silva Oliveira fundó Coromoto en el año 1980 allí en Mérida, no tenía tanta variedad. Su oferta se basaba en los básicos: vainilla, fresa, chocolate y coco; a los que añadió un quinto original: aguacate. Poco a poco fue abriendo el abanico de frutas, así como quesos, destilados... hasta llegar a la cifra actual.

Algunos sabores son complicados de entender, ya que han sido bautizados con nombres que no se corresponden con ningún alimento (como el sabor Suiza, el Miss Princesita, el Samba Pa Mí...), pero nunca tienen ningún problema en contar en qué consisten. Están todos expuestos en una pared del local, donde aparecen en tablillas, cada una con la letra de un color y con una tipografía. Así, se puede leer Zanahoria, Yuca, Ensalada Mixta, Berros, Apio, Membrillo, Piña-coco, Nispero-pasas... Tardarías más de dos años en probarlos todos si solo te comes uno al día y nunca repites sabor.

Imagen no disponible | Montaje

En Venezuela conocen a Manuel como 'el papá de los helados'. Para asegurar que se trata de sabores artesanales, no siempre tiene disponibles los 870. De hecho, lo normal es que haya entre 60 y 75 diarios, rotando por temporadas, y que el resto se haga por encargo. El más vendido: el de aguacate (o palta).

Da la casualidad de que, para probar los helados de Coromoto, no es necesario cruzar el Atlántico hasta Venezuela. Manuel es originario de Portugal, y escogió hace unos años la localidad playera de Portimão, en el Algarve, para abrir allí su sucursal europea. Eso sí, de su gestión se encarga su hijo mayor, pues él prefiere mantenerse fiel a sus clientes de Mérida.

Imagen no disponible | Montaje

Coromoto abre de martes a domingos de 14.15 h. a 21 h. Lo puedes encontrar en el número 30 de la calle San Mateo, en el distrito de El Llano de Mérida (Venezuela). Eso sí, ten presente que te va a costar mucho decidir el sabor que vas a comer...

Más información:

Heladería Coromoto