Actualmente existen catorce tipos de enchufes diferentes, pues cuando Harvey Hubbell inventa el Separable Attachment Plug (Enchufe de accesorio separable) y lo patenta en 1904, la sociedad aún no vivía en un mundo globalizado. Así que cada región desarrolló su modelo propio de enchufe.

En el siguiente mapa, creado por Statista, podemos apreciar la diferencia de modelos de clavijas y tomas de corriente. Eso sí, en España somos realmente afortunados, pues nuestros enchufes (tipos C y F) son compatibles con los de numerosos países. Por ejemplo, con los de Europa continental, algunos países en Iberoamérica, Asia o África. Todos ellos están representados en color verde. En México, Canadá y Estados Unidos utilizan los de tipo A y B, representados en amarillo. Mientras que países como Sudáfrica o La India se emplean los de tipo D y M, que están en color rojo.

Mapa del mundo de los enchufes | Foto de Statista. Fuente Statista

Como se aprecia en esta infografía, tanto en Reino Unido como en Irlanda continúan utilizando clavijas y tomas de corriente completamente diferentes a las del resto de Europa. Allí utilizan las de tipo G, en morado, y que también están en uno en algunos países de África.

Pero…¿y por qué no se unifican los diferentes enchufes para crear un estándar? Es un asunto bastante complejo, pues dicha estandarización obligaría numerosos países a cambiar completamente sus infraestructuras, lo que conlleva una gran inversión económica. Aunque hay catorce modelos de enchufes diferentes, a lo largo de los años sí que se han alcanzado ciertos grados de estandarización con el objetivo de favorecer la seguridad, garantía y capacidad de sustitución de los dispositivos. Aunque cada país tiene sus propias normas de estandarización, existen organizaciones globales como la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC), creada en 1906, con la finalidad de promover la normalización en los campos: eléctrico, electrónico y tecnologías relacionadas.

Tipos de toma de corriente | Foto de The EARTH

En Europa se siguen las normas del Comité Europeo de Normalización (EN), en España las Normas UNE, y en Argentina las Normas IRAM. Cada una de estas normas recoge una serie de reglas a seguir.

Pero hasta que dicha normalización llegue, tenemos dos opciones para lidiar con 14 tipos de toma de corrientes diferentes. La primera, es la clásica, hacerse con un adaptador (o varios) y llevarlos siempre en la maleta. La otra es algo más moderna, instalar tomas de enchufe que incluyen un puerto USB.