Lo que nos ha quedado claro es que este verano va a ser muy diferentes a los que hemos vividos. Las medidas de seguridad sanitaria y nuevos protocolos preventivos marcarán nuestras vacaciones, pero eso no quiere decir que no vayamos a disfrutar de la época estival.

Viajar por España, entre diferentes provincias será una realidad a partir de las Fase 3. Si viajamos a otra provincia en la misma fase no pasaría nada. Pero si de una provincia en Fase 3 nos desplazamos a una en Fase 2, deberemos adoptar las restricciones de esta última.

Está claro que este verano el sector turístico español, además de adoptar un compromiso de sostenibilidad medioambiental, tendrá que adoptar uno de seguridad sanitaria. Tanto para los clientes, como para los trabajadores. En cuanto a las playas y piscinas, las primeras están abiertas, aunque con una serie de limitaciones, según la fase en la que se encuentre el territorio. De cara a la temporada de verano, los ayuntamientos podrán limitar el acceso y aforo con para respetar la distancia mínima entre bañistas. Por su parte, las piscinas pueden abrir a partir de la fase 2, con limitaciones: pedir cita previa, la reducción del aforo al 30%, etc. Las piscinas que se encuentren en comunidades de vecinos también deben establecer turnos y medidas de seguridad.

Consejos viajeros para viajar en 2020 | Pixabay

Los aficionados a los deportes de aventura y de naturaleza pueden empezar a soltar adrenalina, pues estas actividades tienen permitido realizarse en grupos de hasta 20 personas. Los parques naturales limitarán su aforo al 20% y los teleféricos a un 50%. Si te encanta saltar en parapente y tu provincia está en la Fase 1, ya puedes volver a volar. En cuanto a los viajes al extranjero, se estima que para finales de junio podamos coger vuelos a otros países de Europa, no obstante, antes habrá que comprobar qué restricciones tiene el país de destino, si hay que cumplir cuarentena a nuestra llegada, o si reciben vuelos procedentes de España.

Por ejemplo, en Bélgica se está valorando la idea de permitir la llegada de turistas a partir del 15 de junio. En Italia, se está preparando para abrir sus fronteras ese mismo mes, al igual que Chipre. A Islandia, podremos viajar a partir del 15 de junio, y a la llegada deberemos someternos a una prueba de Covid-19, a menos que tengamos un certificado de salud. Aquellos pasajeros que den negativo deben pasar un periodo de aislamiento de dos semanas.

Un caso curioso es el que Suecia, pues sus fronteras han permanecido abiertas todo este tiempo a ciudadanos europeos y del Reino Unido.