Viajar con niños siempre puede ser complicado... o no. Muchas son las formas que existen para que ellos formen parte de la aventura como uno mas y, por ende, debemos empezar por lo básico. La maleta. Los más pequeños de la casa deben tener también su maleta. Por ese mismo motivo, hemos reunido una serie de cuestiones que debes tener en cuenta a la hora de comprarles una. ¡Es muy importante!

Tener en cuenta el tamaño

Parece obvio, pero a veces no lo es tanto y es esencial. El tamaño de la maleta tiene que ser adecuado a la estatura del niño. Así pues, podrá transportarla con total facilidad y, por tanto, se preocupará de su propio equipaje. Además, si viajas en avión, no tendrás que facturarla. ¡Son todo ventajas! Eso sí, asegúrate de que cumple los requisitos tanto de tamaño y peso para ser considerada como maleta de mano.

Que tenga compartimentos

Es algo muy cómodo para un adulto, así que imaginaos para un niño. No solamente sabrás al momento dónde están cada una de sus cosas, sino que también será muy fácil para ellos a la hora de comenzar a organizarse. Ellos podrán ser los protagonistas, a su vez, de cómo organizar su propia maleta. ¡Seguro que les hace muchísima ilusión!

Maletas para niños | Pxhere

Cómoda de llevar

Y, por tanto, tenemos claro que tiene que ser con ruedas. Es mucho más práctica a la hora de llevar, y más para un pequeño. Eso sí, comprueba que las ruedas estén bien fijadas y, además, giren a la perfección. Si por el contrario te decantas por un bolso de mano, asegúrate también de que pueda llegar a tener ruedas aparte de las asas. A la larga, lo agradecerás... ¡Y el pequeño de la casa también, ya verás!

¿El cierre? De cremallera

Esencial puesto que así es mucho más fácil que el niño pueda abrir y cerrar su equipaje con total facilidad. También es recomendable que se blinde con un candado en el caso que sea necesario, pero eso ya es a gusto del personal. Es evidente que, por lo demás, el sistema de abrir y cerrar la maleta debe ser sencillo, por la de veces que tendrás que hacerlo en un viaje.

Tener en cuenta el material de la maleta

Lo más normal es que estés entre dos: Rígido o flexible. En realidad, está todo en tu elección pero lo que sí tienes que tener claro es que debe ser lo más ligero posible. Si tiene que llevarla el pequeño, aunque sea por un rato, tiene que sentir que es muy fácil de llevar. Sino... el pobre no aguantará ni dos segundos. ¡Es verdaderamente importante!