Hacer tu furgoneta campera puede parecer todo un reto, hay que reconocer que no es una tarea fácil pero sí factible. Por eso, queremos daros unos cuantos consejos a tener en cuenta para que vuestra experiencia de “construcción” de vuestro nuevo hogar no se haga muy complicada.

1. Primer paso: cómo aislar la furgoneta

Lo primero que aconsejamos es aislar la furgoneta aunque previamente se debe tener en cuenta por dónde pasará la instalación eléctrica y de tuberías. Los materiales que puedes utilizar en este caso pueden ser desde corcho o lana de roca, hasta kaiflex o armaflex, además de poder combinarlos. Esto hará que la temperatura del interior siempre sea agradable sin importar la época del año.

2. Segundo paso: electricidad

Para que tu furgoneta sea realmente un nuevo hogar para ti, debes valorar qué necesidades debes cubrir. Si no quieres gastar la batería del vehículo, lo mejor es que optes por baterías auxiliares o incluso paneles solares. Lo mejor es instalar un indicador de nivel de la batería para poder controlar el consumo eléctrico. En cuanto a la calefacción, existen diversos calefactores y estufas que pueden ser homologados.

Furgoneta | Wikipedia (nakhon100, CC Atribución 2.0 Genérica)

3. Tercer paso: baño y agua

Es importante tener conectado la parte de la cocina con el lugar donde quieres poner el plato de ducha. Recomendamos que sea en el interior ya que, en tiempos invernales, es muy incómodo salir fuera. El WC más usado es el llamado químico, ya que ocupa poco espacio y es bastante económico.

4. Cuarto paso: elige tus muebles

Es una de las partes favoritas de todos ya que escoger la decoración y diseñarlo suele ser muy divertido, a la vez que gratificante. Un sofá que pueda transformarse en colchón, cajones para guardar utensilios, la cocina, cómo administrar el gas… Puede parecer complicado pero al final todo se consigue y cada pieza encaja en su lugar

5. Quinto paso: el exterior

Hay muchas maneras de aprovechar el poco espacio que parece que ofrece una furgoneta. Una de ellas es aprovechar al máximo la parte exterior. Para ello, se puede colocar una ducha exterior o incluso una tienda de campaña en el techo. Gracias a la baca de la furgoneta, también puedes montar una especie de patio superior con sofá, además de usarlo para otras cosas como el transporte de bicis.

Todos estos pasos han de seguirse siempre teniendo en cuenta la homologación de la furgoneta, ya que aunque sea el último paso, es lo más importante.