Todo comenzó en los años 50, cuando la compañía islandesa Icenlandair decidió ofrecer la posibilidad de reservar una escala de hasta tres días en el país, a aquellos viajeros que viajaban desde Europa hacia EEUU o Canadá. De esta manera hacían el viaje más fácil y a la vez promocionaban el turismo de la zona.

En la actualidad muchas compañías aéreas ofrecen esta posibilidad. En la mayoría de los casos están patrocinadas por las Cámaras de Turismo de los distintos países; ven aquí una oportunidad de dar a conocer esa ciudad y dejar beneficios en el país en el que se hace escala. Entre las compañías que ofrecen Stopover podemos encontrar: TAP Portugal, Turkish Airlines, Japan Airlines, Singapore Airlines, Qatar Airways o Emirates.

Utilizando el “Stopover” pagaremos solo un billete con escala y no dos -sale más barato que comprar dos billetes- y nos beneficiaremos de hoteles gratis o con precios muy competitivos en el país de la escala-los hoteles tienen convenios con las aerolíneas para disfrutar de estas ofertas-. Un ejemplo, TAP Portugal nos permite viajar de Madrid a Azores haciendo escala de unos días en Lisboa.

Incluso se ha tenido en cuenta que en algunos países es necesario tener una visa para permanecer en él y para ello, se ofrecen permisos que van desde horas hasta 6 días para poder disfrutar de estas estancias.

Aeropuerto | Imagen de dominio público

Consejos si quieres aprovechar la escala con el Stopover:

Buscar las aerolíneas que ofrecen esta opción.

Hacer la búsqueda del vuelo entre los que tengan las escalas más largas. Cuanto más tiempo haya de escala, más oportunidad de que oferten el Stopover en la compañía.

Planear el viaje con tiempo de antelación, sobre todo, si es necesario obtener visado para el país de escala.

Tener flexibilidad de horarios y tiempo. Planificar las fechas para las escalas contando con viajar de noche y disfrutar del día o alargar las fechas buscando las ofertas más económicas en hoteles.

Contar con las posibles incidencias que se pueden producir en las escalas: retraso en el equipaje, pérdida del mismo. Teniendo en cuenta estas eventualidades se hace imprescindible contratar un seguro de viaje.

Dos destinos por el precio de un único billete: el Stopover es una nueva oportunidad de alargar unas vacaciones sin incrementar el gasto.