El presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, ha roto su silencio este martes al respecto de su aparición en Los Papeles de Uber, la exclusiva mundial que desveló que había maniobrado en secreto en favor de Uber y a espaldas de su Gobierno mientras era ministro de Economía.

"Lo volvería a hacer mañana y pasado mañana", ha dicho este martes Macron, según recoge el diario francés Le Monde, también socio de la investigación liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas de investigación y The Guardian, y del que forman parte laSexta y El País.

Macron ha pronunciado estas palabras en una visita pública a una planta de producción de componentes electrónicos en Isère, al este del país. Tras el acto, Macron ha respondido a preguntas de la prensa, que le han interpelado por el tema sobre el que había mantenido silencio hasta ahora.

"Si crearon empleo en Francia, estoy súper orgulloso de eso y, saben qué, lo volvería a hacer mañana y pasado mañana", comentó el presidente de la República. En particular, y sobre el hecho de las reuniones secretas que mantuvo con Uber (hasta 17 según los documentos filtrados), ha defendido que sus encuentros siempre han sido oficiales: "Siempre ha sido oficial, con colaboradores. Estoy orgulloso de ello".

También ha defendido su actuación desde entonces, en Francia y a nivel europeo, para regular las plataformas digitales, entre ellas Uber: "Cuando asumí la presidencia, regulamos el sector sin ninguna complacencia. Somos el primer país en regular las plataformas, y luego lo impulsamos a nivel europeo; por lo tanto, estoy extremadamente orgulloso", ha dicho, según recoge Le Monde.

El presidente francés será entrevistado este jueves 14 de julio, día festivo en Francia, en en el canal de televisión TF1, donde seguro que los periodistas le preguntarán de nuevo por su relación con el gigante tecnológico.

Lo documentos internos filtrados de Uber muestran cómo Emmanuel Macron trató de beneficiar de forma oculta a la empresa de VTC en su etapa como ministro de Economía, todo mientras que el resto de su Gobierno recelaba de la empresa californiana. Una intervención suya llegó a conseguir que la app de Uber pudiera volver a operar en la ciudad de Marsella, días después de ser prohibida.