A partir de los 25 nuestras preocupaciones ya son otras. En muchas ocasiones preferiremos ir a tomar una copa antes que salir de fiesta porque al día siguiente hay que madrugar, empezamos a hacer deporte (sino lo hacíamos ya) por salud más que por presumir de tipito, o aguantamos menos a personas que no tenemos tiempo de escuchar.

Empezar la cuenta atrás hacia los 30 puede dar vértigo. Por eso es conveniente acercarnos con ánimo y sobre todo, procurar empezar con buen pie preocupándonos más por nuestro bienestar y menos por el qué dirán. Si antes de los 25 no has puesto en práctica estas 20 cosas, va siendo hora.