Había visto a Carlos Sadnes en concierto varias veces, con Rufus T. Firefly, sólo en la Sala Barceló, en las fiestas de San Isidro y en un par de festivales.

Puedo afirmar que su concierto del sábado en el Wizink Center fue el más redondo de todos los que le he visto, fue de largo el que mejor sonido tuvo y la gente estaba super entregada. Además Sadness nos regaló un setlist de los de artista grande con 27 canciones y dos horas y media de duración del concierto.

Ambientado como un viaje en avión hacia la Isla Morenita el concierto arrancó con fuerza con dos singles como 'Perseide' y 'Hale Bopp'. En la primera parte Sadness se tocó muchas de sus canciones más potentes incluidas 'Te quiero un poco', 'Miss Honolulu' y 'La idea salvaje'.

Subieron a bordo en este particular vuelo Natalia Lacunza para hacer dueto en 'Amor papaya' y Alfred García para hacerlo en 'No cuentes conmigo hoy' de su disco de debut.

Una de las cosas que más me gustan de Sadness, aparte de sus guitarritas coreables, sus letras poéticas y el buen rollo que transmite, es su gusto a la hora de hacer versiones.

Cuando el vuelo aterrizó dos grandes palmeras de luces convirtieron el escenario en una isla en la que se tocó 'Semilla negra' más 'Isla morenita' en acústico y una pegadiza versión del ‘To my love’ de Bomba Estéreo con la banda.

Muy buenos bises que despidieron el concierto en todo lo alto con 'Hoy es el día', 'Groenlandia' que Sadness ya ha hecho suya y en la que apareció David Otero, 'Qué electricidad' y 'Monteperdido'.

Para que el concierto fuese perfecto me hubiera gustado que el escenario estuviese transformado en Isla Morenita casi desde el principio con las palmeras y mucha más decoración en lugar de hacer que la mayor parte del concierto fuese en el vuelo de Papaya Airlines.

También, por pedir que no falte, hubiese sido redondo que Carlos hubiese tocado 'Celeste', 'Au revoir', 'No vuelvas a Japón' y que hubiesen salido a colaborar gente como Santi Balmes, Caloncho y Zahara.

Espero que Carlos Sadness vuelva a repetir este formato de concierto ya que el ring del Wizink Center con ese recinto rodeado de telas y con un aforo de 5.000 personas tiene un sonido y tamaño que me encantan.