Cuando en una entrevista alguien es capaz de decir “A Nick Carter lo pondríamos a hacer dos o tres vendimias” sabes que te encuentras ante un acontencimiento extraordinario. Ellos son Space Surimi.

Denominan lo que hacen como “música de bingueo”, que traducido al común de los mortales es “música para ir con tu abuela al bingo escuchándonos en el coche”.

“El rap que hacemos es muy físico, a Coopermen se le pone la voz de Alf cuando acabamos los conciertos”, dice su compañero Carlboro. Juntos la imaginación se desborda.

Si 'No Me Pises Que Llevo Chanclas' hacía agropop, Space Surimi hace agrorap. Ellos definen lo que hacen como “rap surrealista electrónico”, eso sí, “con un lenguaje agrario”.

Ambos conocen lo que es currar de lo lindo. Eduardo Coopermen es el vocalista y trabaja con sus padres en una carnicería de barrio, donde se inspira de toda la tralla social jerezana. Carlos Carlboro pone las bases y ha estado trabajando durante años en una tienda de muebles.

Algunos han llegado a definirlos como “hip hop retrofuturista”, pero lo cierto es que entienden que no hay música sin YouTube y las redes sociales y su universo narrativo está lleno de referencias a internet y al consumismo digital.

Space Surimi se suman a la nueva y diversa generación de música que emerge de una cultura urbana que lleva años gestándose en Andalucía donde podemos encontrar el carácter psicodélico de LaDroga Lab, pasando por el desprejuicio de Dellafuente con el flamenco y el reguetón.

 

Utilizar como punto de partida el inicio de Windows 95 para un videoclip en el que puede encontrarse gran parte de la morralla visual que ha formado parte del imaginario visual de la generación que creció con internet es parte del sello inconfundible de Space Surimi.

Ellos mismos han decidido escribir una biografía acorde con su forma de ver el mundo: “En la década de los 80, cuenta la leyenda que unos alienígenas raptaron a Giorgi Dann y fue obligado a hacer un trio con dos hembras extraterrestres. Ambas quedaron preñadas de Carlos (CARLBORO) y Eduardo (COOPERMEN). En un orfanato de Miami crecieron juntos y desde muy jóvenes se les vio talentosos para hacer música”.

Lo cierto es que Space Surimi no son nuevos. Llevan ya varios años fieles a una misma idea musical: entre la parodia, la irreverencia y la cadencia hip hop de la vieja escuela, tomando como ejemplos al Electro de grupos como Newcleus o el primer Miami Bass.

Además, colaboran con el realizador Jesús Gómez, quien con libertad creativa intenta implementar siempre esta estética VHS a todos los videoclips que llevan a cabo y que en algunos casos, como en el tema “Mr Wasabi” “la interpretación de Mario Casas, Ricardo Darín o Antonio Resines quedan como una colilla comparao con la que nos marcamos 'nojotro'”.

DJ, put the GIFs on, Space Surimi in da house!