CONCIERTO EN EL WANDA METROPOLITANO

CONCIERTO EN EL WANDA METROPOLITANO

Ed Sheeran arrasa en Madrid con su abrumadora sencillez

Una guitarra, unos pedales para loops, un escenario con poco artificio y 55.000 personas coreando sus canciones fue todo lo que necesito el cantautor británico para emocionar.

Juan Ceñal
  Madrid | 12/06/2019
Ed Sheeran en el Wanda Metropolitano
Ed Sheeran en el Wanda Metropolitano | EFE

Pocos artistas hay en el mundo en los últimos años que estén a la altura de Ed Sheeran y las abrumadoras cifras no mienten: Es el artista más escuchado en Spotify con 60 millones de reproducciones mensuales, tiene 40 millones de suscriptores en Youtube (sólo superado por Justin Bieber), fue el artista que más discos vendió en 2017 y sus últimos dos albums fueron número uno en más de 20 países.

Explico esto para señalar que al final a Sheeran el éxito parece no importarle, ya que sigue haciendo lo que le gusta, lo que ha hecho siempre: componer canciones y cantarlas.

Los conciertos de Ed Sheeran son los mismos que cuando tocaba en un pub de Framlingham para una docena de personas hace diez años, sólo que ahora los hace llenando estadios por todo el mundo.

Ayer montó una fiesta gigante para 55.000 personas en el Wanda Metropolitano de Madrid. Zara Larsson y James Bay fueron los teloneros de lujo y con puntualidad británica Sheeran se colocó frente al micrófono a las 21:00.

Sheeran explicó cómo iba a hacer toda la música del concierto usando solamente su guitarra, su micrófono y sus pedales para grabar loops con los que va construyendo las bases de las canciones.

Siempre con una sonrisa en la boca Sheeran regaló poco menos de dos horas de música en las que hizo un repaso a su carrera fijándose sobre todo su último disco ÷.

Arrancó con "Castle On The Hill" y fue intercalando canciones más animadas como "Don’t", "Bloodstream" o "I Don’t Care" con otras más intensas como "Tenerife Sea", "Dive" o "Lego House".

El público no paraba de corear todas las canciones como si estuviéramos en un gran karaoke y aunque algunos se dedicaran más a hablar o Instagram que a disfrutar de la música los que realmente estábamos e enganchados al magnetismo de Sheeran pudimos vivir la magia del concierto.

"No es más que un cantautor sin banda cantando baladas pastelosas y canciones mainstream poco originales", podría decir algún crítico equivocándose. Ed Sheeran podrá no gustarte pero es innegable su capacidad como compositor de canciones pegadizas y redondas, su química con un público masivo que le adora y su contagioso buen rollo.

La emoción cuando se toca seguidas "Thinking Out Loud", "Perfect" y "Photograph" mientras el estadio se llenaba de luces y todos los asistentes se dejaban la voz es algo que muy pocos pueden lograr desde un escenario.

Hay algunas canciones que creo que tendrían mucha más pegada si las tocará con banda o con una base más elaborada pero al final son sólo pequeños detalles lo que podría criticar. La grandeza de Ed Sheeran reside en su sencillez abrumadora y en su nada fingida autenticidad que esperemos no pierda nunca.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.