Preguntamos a siete artistas españoles su método para componer

Preguntamos a siete artistas españoles su método para componer

¿Cuál es el secreto de una buena canción?

Berri Txarrak, Niño de Elche, Cala Vento, Niños Mutantes, Pony Bravo, Penny Necklace y Helena Goch nos cuentan su método para dar con la melodía perfecta.

Niños mutantes
Niños mutantes | Niños mutantes
Dani Cabezas
  Madrid | 06/05/2019

Cualquier artista al que le preguntes te dirá lo mismo: hay algo incontrolable, casi mágico, en el hecho de componer una canción. La mayor parte de las ocasiones no basta con sentarse con la guitarra o el piano. Es necesario algo más: la tan ansiada inspiración.

Con esa realidad en mente, preguntamos a siete artistas españoles dónde la encuentran. Berri Txarrak, Niño de Elche, Cala Vento, Niños Mutantes, Pony Bravo, Penny Necklace y Helena Goch nos cuentan sus secretos para componer y enumeran los elementos que, para ellos y ellas, ha de tener toda buena canción que se precie.

Gorka Urbizu (Berri Txarrak)

“A la hora de hacer una canción mi objetivo es transmitir. Es algo difícil de explicar, pero fácil de percibir cuando la escuchas. En el mundo anglosajón lo llaman "IT”: una canción que tenga "eso" que no sabes muy bien qué es pero te hace click en el corazón y te produce una sensación que te lleva a un estado de ánimo distinto al que estabas. Siempre busco que mis canciones tengan ese "it”. Para mí es lo más importante.

Normalmente mi punto de partida es el riff de guitarra, que es como el cimiento sobre el que voy construyendo el andamiaje de la canción. Más tarde lo revisto con la melodía y después la letra, que aún siendo lo último que escribo es lo que al final recordará la gente si la canción llega a buen puerto. A veces ocurre que melodía y letra vienen al mismo tiempo.

De todas formas no hay una técnica definida, misterio por el cual una canción puede salirte en cinco minutos -casi parece que la contuviera la guitarra y tú no eres más que un simple medium para sacarla a la luz-, mientras que otras te pueden llevar años.

Rara vez invierto el orden y arranco por la letra. En esos casos a veces es una frase o una simple palabra que sonoramente evoca algo y trae consigo una especie de efecto dominó, donde una pieza tumba la otra y así se va creando la pieza final.

Habré escrito más de 100 canciones y me sigue fascinando el misterio que existe detrás de la composición. ¡Que así sea!”

Francisco Contreras (El Niño de Elche)

“Me interesa muchísimo el qué contar, pensar qué es lo que quiero decir. A partir me van saliendo ideas conceptuales, ya sean en texto o en ideas más abstractas que me puedan llevar a determinados sonidos o referencias que me ayuden a desarrollar la idea y alejarme a nivel conceptual de lo que son los típicos modelos preestablecidos de lo que se supone que debe ser una canción.

“El concepto ‘canción’ es muy amplio: no es igual una composición para un disco, para un museo o para un espectáculo de danza. El término de todo eso es cómo encajar la voz, dónde y con qué actitud. Pensar en cómo conversa con toda la amalgama de estratos y texturas que componen una canción. Para mí es importante experimentar en ese sentido”.

Joan y Aleix (Cala Vento)

"Nuestra manera de componer se basa bastante en la improvisación. Un día pillas la guitarra y los dedos se sitúan, no sabes cómo, en una posición determinada que suena bien. A partir de ahí empiezan a sucederse distintas posiciones que conforman una armonía que surge de manera espontánea.

Algunas veces esta armonía emana de tu cabeza y simplemente intentas reproducirla con las manos. Una vez pasa eso, se despierta algo en nosotros que nos motiva y le damos varias vueltas a esa idea hasta que se transforma en una canción instrumental. Esto también puede ocurrir con un ritmo de batería o una melodía de voz. Siempre hay un momento de iniciación con un instrumento y luego se va añadiendo el resto.

Para las letras lo más habitual es cantar agrupaciones de sílabas sin ningún significado aparente hasta que se te ocurre una palabra, luego otra y luego otra. Aparecen las primeras frases y a partir de ahí ya lo tienes.

En nuestra opinión, una buena canción tiene que tener algo de sentimiento real: no nos valen las construcciones abstractas y muy pensadas."

Juan Alberto Martínez (Niños Mutantes)

“Aunque sea ateo, para mí el proceso de composición de una canción es más fácil de explicar con imágenes religiosas. Es una especie de revelación divina. Unas veces es asistir a un milagro y otras veces es una penitencia. Las canciones a veces te vienen enteras, letra y música: es como una revelación. Otras veces es un duro trabajo de fe en una idea que no termina de concretarse y que puede llevar años hasta que toma una forma definitiva.

Antes trabajaba con una guitarra y mi memoria. Después descubrí las posibilidades de un puñetero iPhone, y con el Garage Band ahora tengo en el bolsillo un estudio de grabación completo. Mi música está cambiando porque directamente uso instrumentos midi, programaciones, secuencias y cambia el lenguaje, el método y el resultado.

Al final todo depende de esa inspiración famosa, y de irla preparando. Hay que estar con la mente abierta a recibir canciones, y las canciones vienen. Cuanto más te metes en ese proceso, más y mejores ideas llegan. Y lo cierto es que es una experiencia adictiva e inexplicable, para mí lo más grande de la música.

¿Elementos que debe tener una buena canción? Eso sí que es imposible de responder. Hay buenas canciones con y sin estribillo, con ritmo o sin él, con melodías fabulosas o monótonas, con cambios armónicos perfectos o modales. Que cuenten historias o no digan nada. Si esos elementos estuvieran claros cualquiera podría hacer una canción de éxito o para el recuerdo. Lo que está claro es que una buena canción debe de producir una sensación física intensa y ganas de volver a escucharla”.

Daniel Alonso (Pony Bravo)

“En mi caso, una canción suele empezar con la letra o con una improvisación instrumental en casa o en el local de ensayo. La canción se va formando capa a capa, y ayuda saber entre que géneros musicales te mueves, ya que cada género tiene un uso, una forma, un objetivo, y no siempre el humor va a funcionar, o la épica o cualquier tipo de estética o producción que quieras darle. Si trabajas en grupo lo mas importante son los compañeros: es un proceso de composición compartido y en fases, repartido en el tiempo.

Sobre los elementos que debe tener una buena canción, no hay reglas: hoy día puedes hacer lo que quieras. De hecho el formato canción no importa en muchos géneros donde se usan otros enfoques. Tipos de canciones hay tantas como músicos y géneros musicales. Si, por ejemplo, el objetivo principal es ganar dinero, las fórmulas vacías y repetitivas serán el camino ideal, y repetir el estribillo hasta machacar el cerebro del oyente será el triste resultado, ya que en la música basada en fórmulas comerciales la música es lo de menos: son otros aspectos los que importan, mas relacionados con el marketing.

Si la música es lo primero, en esos casos más románticos y honestos, el trabajo de composición es mas amplio y necesita paciencia, tiempo, estudio y esfuerzo. La música es repetición, hábito, etc. Todo eso al final genera buenas canciones. Además hoy día solo hace falta un ordenador y conexión a internet: más fácil imposible.

De todas formas, el mejor consejo sería: haz la música que te apetezca y no pienses mucho en si es buena o mala. Si Enrique Iglesias puede hacer canciones, tú también”.

Odette SP (Penny Necklace)

“Cada canción sale de un sitio distinto: a veces es un impulso repentino que sale expulsada rápidamente en unas horas y otras veces, la gran mayoría, es un proceso de capas en espiral. Una demo en el iPad, dos demos, caminos divergentes, otra revisión que coge fuerza, un vaivén con el productor de propuestas cruzadas, corta-y-pega como collage de partes y sonidos, y más capas. Siempre dejo las puertas abiertas a la creatividad en el estudio dando rienda suelta a lo que pueda surgir, horas de postpro y mezcla, dejarlo reposar y retomarlo con oídos limpios y congelar el tema cómo una instantánea de un momento, para por fin publicarlo con una fecha preestablecida (porque sino el proceso podría ser infinito). Las canciones están vivas y siempre siguen evolucionando tanto en los ensayos como en directo, esa es la Magia.

Una buena canción arranca una emoción. Sin poder evitarlo reacciono transparente a los estímulos artísticos, de forma subconsciente, se me encoge o revienta el corazón y el cuerpo responde. La unión de todos los elementos hacen que te enamores, la textura, el sonido, cuando lo ves, como lo conoces, donde lo percibes, tu propia experiencia y tu estado. Las grandes canciones recobran entidad, como si tuviera su propio espacio es tu historia, como un olor, un lugar, una frase, una luz o una persona. Un tatuaje en el alma capaz de salvarte y acompañarte es la intimidad más pura. Si un tema se sostiene guitarra y voz, cruda, seguramente sea un temazo”.

Helena Goch

“Mi proceso de composición es absolutamente intuitivo: cojo la guitarra y busco una secuencia de acordes que me despierte algo. Una vez la he encontrado me pongo a crear una melodía. Y ahí es dónde para mí está la enjundia: estoy obsesionada con las melodías. Siempre voy en busca de esa melodía perfecta que, creo, nunca encontraré: si la encontrara probablemente dejaría de hacer de música. S ituviera que buscarle un adjetivo a esa melodía sería la redondez, pero en realidad la música no se puede ni debe explicar con palabras.

Después de la melodía voy en busca de la letra, muchas veces ya atisbada en el proceso de creación de la melodía vocal. Y ese es prácticamente mi proceso de composición: absolutamente intuitivo, de entrañas. Busco la honestidad. Si me paso más de una semana buscando una una melodía vocal probablemente me aburra de esa canción y pase a otra. Una vez tengo la melodía vocal ya puedo estar meses buscando la letra o estructura, pero ya siento que voy a algún sitio”.

Nina (Morgan)

"El proceso de composición es algo maravilloso cuando estás inspirado y te obsesionas con una canción, una letra, una melodía. Yo lo afronto con mucha concentración y abstrayéndome de todo lo demás. No sabría decir qué elementos debe tener una buena canción: no es una ciencia exacta. Creo que debe emocionar, por las razones que sean, a quien lo escucha y, sobre todo, a quien lo ha compuesto".

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.