Quan forma parte de la segunda generación de los chinos que emigraron a España en los años 80. Ha pisado China una vez en su vida, y aunque le maravilla (y le sorprende ver a tanto chino junto) realmente se considera española, occidental, y como ella a veces subraya “noooormal, como tu”.

Pero allá donde vaya siempre habrá alguien que le recordará que sus orígenes no son “de aquí”. Hay curiosos que preguntan por cómo se hace un rollo de primavera, y los hay auténticos garrulos que sueltan frases del tipo “Si un hamster nace en un establo, no es un caballo” para negar la españolidad de Quan.

Con su primer libro, “Gazpacho agridulce”, irrumpió en el mercado editorial dando voz a un colectivo que hasta ahora se sentía ignorado. En aquella novela gráfica mostraba escenas cotidianas de su vida como china española.

La respuesta de los lectores fue tan voraz que sólo dos años después presenta ahora su segundo libro, ‘Andaluchinas por el mundo’ sobre la vida de ella y de sus hermanas tras abandonar el pueblecito de Málaga en el que nacieron.