Recomendaciones para abordar la prostitución

Recomendaciones para abordar la prostitución

Amarna Miller publica una guía para hablar del trabajo sexual: "Mezclar la prostitución con trata es un error"

La activista Amarna Miller ha entrevistado a diversas representantes de colectivos de trabajadoras sexuales y ha elaborado unas recomendaciones básicas para hablar sobre prostitución en los medios de comunicación.

Amarna Miller, y el porno ético
Amarna Miller, y el porno ético | Leire Baztarrica

"El trabajo sexual es una de esas áreas donde el peso de los prejuicios excluye la narración de historias objetivas". Así de contundente se muestra Amarna Miller en su nueva Guía responsable para hablar del trabajo sexual, un trabajo en el que busca desmontar muchos de los mitos que, a su parecer, perviven en la sociedad acerca del trabajo sexual.

Para elaborar este documento, la influencer ha entrevistado a varias representantes de diversos colectivos de profesionales del sexo, como APROSEX, Hetaira o RedTraSex. Siguiendo sus indicaciones, ha redactado un documento en el que expone los principales prejuicios a los que se enfrentan las trabajadoras sexuales.

"De la misma manera que una dependienta no vende sus manos por doblar la ropa, la trabajadora sexual no vende sus genitales"

Desde Hetaira critican que se retrate a las trabajadoras sexuales como víctimas absolutas de las circunstancias”, algo con lo que Miller se muestra de acuerdo: "O bien son las víctimas engañadas, abusadas y que acabaron en este negocio en contra de su voluntad; o bien encarnan a la perfecta niña rica que se dedica al trabajo sexual como un acto de rebeldía burguesa. La puta de calle o la escort de lujo".

En esta guía, la activista se muestra contraria a consideración del trabajo sexual como una "mercantilización del cuerpo": "Este paradigma ignora que el bien comercializado es la fuerza de trabajo, no el propio cuerpo de las protagonistas. De la misma manera que una dependienta no vende sus manos por doblar la ropa, la trabajadora sexual no está vendiendo sus genitales".

Recomendaciones a la hora de hablar de trabajo sexual

Esta guía se hace eco de testimonios de trabajadoras sexuales que se traducen en ocho sugerencias para abordar el tema desde una perspectiva "ética y responsable":

1. Deconstrucción personal: "La representación del trabajo sexual en la cultura popular (series, películas, literatura...) ha creado una imagen que en muchas ocasiones no es veraz. Es interesante invitar al periodista a cuestionarse e si la labor que está realizando está sesgada por sus ideales y creencias como individuo o es una representación fidedigna de la realidad".

2. Buscar información fiable: “Hay muchísima desinformación, dogmas y un manejo irresponsable de datos que son falsos. [...] Hay que promover la información objetiva, sin caer en el sensacionalismo o los datos superfluos”.

3. Dar voz a las protagonistas: "¿Cómo es posible que se trate un tema sin contar con las protagonistas? Es necesario empoderar a las protagonistas para que sus voces sean escuchadas"

4. No jerarquizar: "Una gran parte de las palabras usadas para denominar a las trabajadoras sexuales incluyen una terrible carga a nivel social. [...] Cuando hablamos de 'actriz porno', 'escort' o 'prostituta de lujo' parece existir casi un cierto aire de glamour en la percepción social de sus definiciones. [...] Lo más acertado sería decir trabajadora sexual [...] y no hacer diferenciaciones entre otros sectores"

5. Cuidado con las imágenes: "Como regla sin excepciones, siempre hay que preguntar por su voluntad de ser filmadas o fotografiadas. [...] Sobra ilustrar los artículos con fotos robadas de compañeras en la calle o imágenes de archivo de mujeres con tacones y minifalda, siempre sin cara".

6. Evitar discursos paternalistas: "La percepción de las trabajadoras sexuales como víctimas que necesitan ayuda fomenta la utilización de expresiones que oprimen su identidad como individuos. [...] Hablan de nosotras como si fuéramos cosas mientras se denuncia que la prostitución nos cosifica".

7. Confundir trata, explotación y trabajo sexual: “Mezclar la prostitución con trata es un gravísimo error. La ONU tiene un informe redactado al respecto titulado 'Trata de personas hacia Europa con fines de explotación sexual’. Según sus cifras 'alrededor de una de cada siete [prostitutas] sería víctima de la trata'. Esto conforma un 14 por ciento de la prostitución ejercida en Europa, una cifra muy alejada de aquellas que normalmente se manejan en los medios".

8. Consultar a las organizaciones de trabajadoras sexuales: "Existe una amplia variedad de organizaciones que defienden los derechos de las trabajadoras sexuales. Contactar a estas asociaciones es la manera más sencilla de obtener datos actualizados e información objetiva".

Polémica por la defensa de la prostitución

Aunque Amarna Miller fundamente sus recomendaciones en testimonios e indicaciones de expertas y organizaciones de trabajadoras sexuales, lo cierto es que su defensa acérrima del feminismo pro sex no cuenta ni mucho menos con la unanimidad del movimiento feminista en su conjunto.

El ejemplo más claro de esta diversidad de opiniones tuvo lugar recientemente, cuando la activista contestó a un tuit de la Guardia Civil en el que se criticaba a los hombres que recurrían a la prostitución:

 

 

Su nombre se convirtió pronto en trending topic, generando una áspera polémica entre detractores y defensores de su postura:

 

 

 

Seguro que te interesa

Tribus Ocultas | Madrid | 26/07/2018

Los mas vistos

Venus Gillette

Venus Gillette

¡¡¡Vuelven los planazos!!!

Disfruta con Venus de un verano increíble y no te pierdas ningún plan

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.