Lo extraordinario del caso es que el afortunado asegura que había soñado previamente con la combinación ganadora.

El sueño lo tuvo 13 años antes, lo que le llevó a apostar sistemáticamente por la misma serie numérica durante todo este tiempo, esperando que algún día resultara agraciada.

“Simplemente aparecieron en mi sueño”, ha declarado el hombre a los periodistas de su país. “Pensé que un día los vería todos allí”.

Finalmente, así ha sido.

No es la primera vez que el afortunado ganador resulta agraciado con un premio de la lotería, aunque sí la que más dinero le ha hecho ganar.

“Ciertamente son mis números de la suerte, así que seguiré jugando", ha declarado visiblemente feliz.

Una de esas casualidades que permiten decir aquello de que a veces, los sueños, se hacen realidad.