Todos coinciden, en que en este país estamos viviendo una época de susceptibilidad sin precedentes, donde muchas ideas son propensas a ofender y convertirse en un linchamiento y eso convierte la figura del guionista en un funambulista de tabús.