FEMINISMO, TWERKING Y DONUTS

FEMINISMO, TWERKING Y DONUTS

LaPili, la mujer detrás de ‘Cómeme el donut’: feminismo divertido, profundo y sin complejos

LaPili se hizo famosa gracias a su hit viral ‘Cómeme el donut’ y desde entonces hemos conocido a una artista multidisciplinar que, de una manera divertida, profunda y sin complejos, y gracias a temas como ‘Muslona’ y ‘No depilada’, se ha convertido en un símbolo del empoderamiento femenino.

LaPili, la mujer detrás de ‘Cómeme el donut’
LaPili, la mujer detrás de ‘Cómeme el donut’ | Videoclip 'Cómeme el donut'

PEDRO MATEO | @pedromateo2011 | Madrid | 19/02/2019

Lo petaron con 'Cómeme el Donut'. Por si todavía queda alguien en este país a quien no le suene esto de nada, hay que decir que no se trata, ni de una película porno ni de un spot para la famosa marca de bollos con forma de rosquilla.

Los autores de este superhit son LaPili y Jirafa Rey, es decir, Pilar y Alejandro Robles, es decir, Glitch Gyals. Muchos han querido ver en este dúo y en esta canción, a los nuevos y efímeros reyes del frikismo tóxico y la vergüenza ajena. Pero se equivocan, Glitch Gyals es uno de esos grupos que este país estaba pidiendo a gritos.

Pero este artículo no pretende remedar lo que otros artículos ya han hecho al respecto. Me quiero centrar en LaPili y en su mensaje feminista divertido, profundo y sin complejos. Un feminismo que se filtra, no sólo a través de su música y sus letras, sino también a través de su actitud, sentido del humor y estética.

Jirafa Rey, el otro 50% de Glitch Gyals y responsable máximo de que 'Cómeme el Donut' exista, es indivisible e indisoluble a LaPili y viceversa. Alejandro reivindica la androginia, la falda y los bikinis en sus vídeos y actuaciones.

Cualquier cuñado u homófobo de turno lo tendrá en bandeja de plata para proferir todo tipo de insultos y para decir que este tipo de fenómenos no son sino el resultado de una juventud vaga, vacía y sin valores, únicamente preocupada por los likes, los followers y los virales.

Los que éstos no saben es que Alejandro Robles ha publicado varios libros de poemas, tiene un graduado en Filosofía y un Máster en Estudios Comparados de Literatura, Arte y Pensamiento en la Pompeu.

LaPili, que por esas cosas de ser primo de Alejandro comparte apellido, es, al igual que él, una artista multidisciplinar que no sólo canta o baila, sino que también es estilista y diseñadora. Cantantes como Nathy Peluso o Bejo, con quien ha colaborado en más de una ocasión, han lucido sus diseños. Unos diseños que ella misma luce en sus propios vídeos y actuaciones.

Todo este trabajo y talento va mucho más allá de lo que muchos quieren ver. Y más allá de lo estrictamente creativo, LaPil y Glitch Gyals son empoderamiento femenino en estado puro.

Ella, al igual que su primo, es una gran defensora y practicante de Twerking. Tanto LaPili como Jirafa Rey nos invitan constantemente a bailarlo, ¿también a los hombres?, ¿Twerking masculino?, por supuesto que sí.

El Twerking es la fiesta del glúteo, y hay que recordar que los hombres también tenemos glúteos. De hecho, el Twerking está relacionado con el Lap Dance y con el siempre sórdido y machista universo del Pole Dance, de las strippers y de los bares de carretera plagados de puteros, falócratas y demás fauna porcina.

Las mujeres de Costa de Marfil llevan muchísimo tiempo bailando Mapouka, la danza africana inspiradora del twerking, vocablo formado por twist: retorcer, y werk: una expresión afroamericana que habla de actitud y vitalidad. LaPili, al igual que las africanas y las afroamericanas, mueve su culo y su pelvis (partes del cuerpo hipersexualizadas) cuándo y donde quiere y al margen de las ridículas y obscenas leyes que rigen el heteropatriarcado.

LaPili, con su twerking o con su dancehall jamaicano, está haciendo una crítica a la tradición machista de este tipo de bailes de la mejor manera que uno puede hacerlo, precisamente bailando este tipo de bailes.

Y demostrando con ello que estos bailes no son exhibicionismo sexual o el ritual que precede al coito masculino, sino una forma de expresión cultural y artística, una manera de estar conectado con el cuerpo, un sano divertimento y un despliegue de belleza más allá de la dictadura del sexismo y el heterosexismo reinante.

El perreo cool y feminista de LaPili se fusiona de maravilla con el Reggae, el Rocksteady, el Afrohouse y el Reggaetón en hits como 'Muslona' y 'Depilada'. Canciones en las que deja claras sus intenciones a través de frases como: “No escondas la pierna”, “Celulitis free”, “No photoshop, no paint, mejor un cocido”, “como LaPili no hay quien la sacuda, ella es belleza, belleza belluda”, “A veces me depilo, a veces no, tú puedes hacer lo que quieras con tu mondonguito”.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.