SE CUMPLE EL 20 ANIVERSARIO

SE CUMPLE EL 20 ANIVERSARIO

Cómo Starship Troopers predijo el 11-S y la guerra contra el terrorismo

Hace 20 años se estrenaba ‘Starship Troopers’, una salvaje sátira bélica de acción, ciencia ficción y terror llena de bichos, ultraviolencia y humor cáustico que adaptaba un clásico literario y que, sin pretenderlo, fue un reflejo visionario de la etapa más oscura del intervencionismo americano reciente.

Starship Troopers
Starship Troopers | Agencias

El director Paul Verhoeven, conocido por películas como ‘Instinto Básico’ y ‘Showgirls’ tuvo una interesante carrera relacionada con la ciencia ficción. Su trilogía más conocida y celebrada, sin embargo, no tiene nada que ver con sexo, asesinatos, ascensos de poder o el coño de Sharon Stone en 35mm sino con sangre, piezas de metal, viajes a Marte y bichos espaciales. Se podría decir que parece que ‘Robocop’, ‘Desafío Total’ y Starship troopers’ pertenecen a un mismo universo que hemos captado en diferentes puntos de la línea temporal. Todas ellas funcionan como sátiras de aspectos del mundo y el tiempo en el que fueron hechas, pero sorprende por la sorna y mala leche con la que el director despacha algunos aspectos de la sociedad americana.

Puede que influya en que era un holandés en Hollywood, pero su mirada cínica hacia las propias películas que hacía era como una especie de corte de mangas a las propias compañías que le hacían los encargos. ‘Starship Troopers’ no era una excepción y para llevar a cabo su visión de una sociedad futura en guerra intergaláctica con una suerte de insectos inteligentes gigantes decidió tomar la vía de usar las convenciones del cine adolescente reinante en la época y subvertirlas de forma perversa, tratando a sus personajes como auténticos despojos humanos. Pero lo que consiguió con la película. Sobre todo, fue una parodia del sistema militar Estadounidense, que algunos incluso se tomaron como una celebración patriótica en toda regla.

En esa lectura sociopolítica se escondía, sin querer, un paralelismo extremo con lo que iba a pasar en el país durante los siguientes años. Las coincidencias son tan extremas que cualquiera diría que Verhoeven viajó en el tiempo para documentarse. El holandés adaptaba la difícil novela de Heinlein, sospechosa de tener ciertas ideologías conservadoras, logrando uno de los blockbuster más brutales y sorprendentes. Quizá por su afinidad con el material literario algunos vieron como un ensalzamiento de los valores. En realidad quiso acercar el modelo de propaganda Nazi a los cimientos redneck del estamento yanqui. Todo se representa por la federación, y podemos ver galones, insignias e incluso vestuario que recuerdan al nazismo.

Nazis | Agencias

En realidad, en la película todo gira alrededor del conflicto de la tierra contra los insectoides, y la manera en el que se desarrolla predecía de forma escalofriante la agenda de la administración Bush y el terrorismo. El estatus quo de la guerra intergaláctica se desequilibraba con un evento traumático. Un ataque masivo a la tierra sin avisar. La ciudad de Buenos Aires quedaba devastada, y el momento reflejaba un episodio que marcaría el devenir del siglo XXI hasta nuestros días, el 11-S. Incluso el erial de su zona cero recuerda a la realidad

Foto real del 11-S | Agencias

Star Ship | Agencias

El ataque provocó una reacción sin precedentes del pueblo americano en contra del terrorismo, que se tradujo en una política poco menos reaccionaria que no distinguía culpables reales y se creó un enemigo común, reflejado en los países musulmanes de dónde dijeran las noticias que estuvieran los terroristas. Se incentivó la islamofobia y se puso al pueblo americano de parte de la respuesta militar. En ‘Starship Troopers’ parecía que se estaban ensayando consignas que luego se hicieron realidad. Solo tienes que cambiar Insectos por musulmanes.

 

Islamofobia | Agencias

Islamofobia | Agencias

Apoyados por la opinión pública, hubo una inmediata reacción del gobierno de Bush, declarando la guerra al terrorismo y planificando un ataque de respuesta inminente, apenas cuando había pasado tiempo del ataque, tal y como ocurre en la federación con los arácnidos en la película de Verhoeven, que nos informa de este tipo de movimientos con mensajes de propaganda unilaterales.

En el 2001, la guerra se libró en terreno enemigo, a respuesta Americana fue ir a buscar a ‘los malos’ y combatirlos en su propia casa. En ‘Starship Troopers’ Klendathu era el planeta de los bichos, en el mundo real, Afganistán el país de los terroristas. Lo intrigante es que ambos tienen un hábitat parecido, un clima desértico y orografía montañosa.

Klendathu | Agencias

Afganistán | Agencias

En el primer ataque, la operación Anaconda, EE.UU subestimó en número y preparación a su enemigo, sufriendo una encerrona talibán y numerosas bajas. Tal y como ocurría en la película con los arácnidos. Esa virulenta respuesta en Afganistán, hizo que se creara un nuevo plan de batalla de EE.UU. para su invasión en Irak. Lo llamaron Shock and Awe (Impacto y pavor). El bombardeo de Bagdad tiene su correspondencia en el ataque aéreo como respuesta en el planeta arácnido cuando los soldados de la federación son diezmados por las criaturas y deben sacarlos de allí cuanto antes.

 

En dónde se veían las intenciones de Paul Verhoeven en su intención satírica, era en la sorprendente atención a las consecuencias de la guerra, lo que la separaba de otras películas de acción de la época. Se hacía mucho hincapié en representar cómo trataba la federación las bajas militares de los humanos, y la gestión militar de estas. Esto es común en cualquier conflicto armado, pero tuvo especial relevancia en Irak, uno de los caballos de batalla de Bush fue el problema de los soldados muertos de Irak y su regreso a casa en bolsas de cadáveres.

Soldados Starship | Agencias

Toda la gestión de Irak dejó unas estadísticas nefastas, incontables escenas e imágenes sangrientas y otras estampas desoladoras que contrastaban con la triunfalista cobertura de los medios. En ‘Starship Troopers’ la propaganda militar es una constante, llegando a la pura parodia por medio de la exageración.

 

Aunque el objetivo norteamericano de los 2000 se dividió en Afganistán e Irak y en ‘Starship Troopers’ está algo más deslocalizado, el fin último de ambas guerras es encontrar a un líder. Como en tantas películas de ciencia ficción de bichos, si matas al jefe, matas al resto, y en la cinta de Verhoeven, se manifestaba en la figura de ‘el cerebro’, una especie de babosa gigante que controla a sus arácnidos. Bien, para EE.UU. su monstruo jefe final era Osama Bin Laden, y en menor medida Sadam.

Cerebro en Starship | Agencias

Osama Bin Laden | Archivo

Lo más alucinante de este detalle es que tanto en la película, como en la realidad, el monstruo jefe, el enemigo número uno de américa, se esconden en cuevas. Tanto Afganistán como Klendathu son zonas con una geografía árida y áspera llena de insondables túneles en la roca que sirven de refugio y escondite a los enemigos.

Cueva de Starship | Agencias

Cueva real | Agencias

La capacidad visionaria de la película se extiende hasta la ruda inclemencia con los prisioneros de guerra. En la película, cuando se van conquistando territorios insectoides, también se van haciendo con algunos de ellos vivos, con la consiguiente crueldad en la experimentación con ello, lo tiene también su correspondencia en Irak, con el escándalo, por ejemplo, de Abu Ghraib.

Prisioneros en Starship | Agencias

Prisioneros | Agencias

 

En el final de la película, la caída del líder de los bichos, el cerebro, puede considerarse un punto y aparte de una guerra en desarrollo. Algo que en la guerra de Irak fue poco menos que una realidad, con la captura de Sadam Hussein, y el paripé de la caída de su estatua en la toma de la ciudad. La coda de una película estrenada, recordemos, cuatro años antes de que las torres gemelas cayeran.

 

JORGE LOSER | @loserjorge | Madrid | Actualizado el 01/08/2018 a las 16:47 horas

Los mas vistos

Venus Gillette

Venus Gillette

¡¡¡Vuelven los planazos!!!

Disfruta con Venus de un verano increíble y no te pierdas ningún plan

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.