La adaptación del cómic del mismo título

La adaptación del cómic del mismo título

Clase Letal: el club de los cinco de una escuela de asesinos según los autores de ‘Vengadores: Infinity War’

La adaptación del cómic del mismo título, ambientado a finales de los años ochenta, es una especie de distopía en una escuela para criminales de élite donde se forman chicos procedentes de familias mafiosas. Algunos episodios de esta violenta ficción juvenil han sido dirigidos por el realizador español Paco Cabezas y el resultado es el vibrante chute de adrenalina y descaro que el mundo de las series necesitaba.

Clase Letal
Clase Letal | Agencias

JORGE LOSER | @loserjorge | Madrid | 18/01/2019

Afortunadamente, el mundo del cómic va mucho más allá de los tebeos de superhéroes y el universo Marvel que los hermanos Russo han llevado a la excelencia en los multicines. Puedes disfrutar con las aventuras del Capitán América y los suyos, pero también alucinar con grandes cómics como Kick-Ass, The End of the f***** World, o Deadly Class, el material original que adapta esta nueva serie. Una manera de describirla en pocas palabras sería como una versión de Harry Potter en la que el huérfano es un vagabundo de los peligrosos barrios urbanos de la Norteamérica de los 80 y Hogwarts no enseña magia, sino maneras de matar de la forma más eficiente.

 

Una fantasía incorrecta desde su concepción, en la que los adolescentes tienen clases de uso de cuchillos, venenos, y otros tipos de armas. Una idea tratada como una especie de distopía juvenil como ‘Los juegos del hambre’ o ‘Battle Royale’, en la que los chavales deben matarse entre ellos, pero tomada como un punto de partida conceptual que no se toma en serio en ningún momento las implicaciones morales de su punto de partida en plena era de matanzas en las escuelas de Estados Unidos—aunque en la serie no usan armas de fuego—.

Es decir, mucha autoconsciencia con humor negro, violencia a flor de piel en toda la descripción del ambiente en el que se mueven y una voluntad de perversión de los códigos de cine adolescente que recuerdan a algunas películas de explotación de la época en la que está ambientada, como ‘Clase de 1984’ y su brutal secuela.

En realidad, es como si los guionistas hubieran tomado como punto de partida el título en castellano de la película de culto ‘Heaters’, en la que Christian Slater y Winona Ryder eran un par de adolescentes algo tarados que decidían acabar con las pijas del instituto. Estrenada aquí como ‘Escuela de jóvenes asesinos’, era un enunciado demasiado sugerente como para no sentirse decepcionado cuando la película tenía más de drama o comedia de la época que chavales aprendiendo las artes de la muerte a una edad demasiado temprana.

No es que la película de Michael Lehmann no fuera lo suficientemente perversa y retorcida, es que siempre dejaba un poso de decepción por culpa de los maravillosos traductores al título en castellano. Más tarde, ha conocido una especie de reboot en forma de serie, pero tiene más que ver con el petardeo de ‘Scream Queens’ o la genial ‘Caramelo Asesino’ que con el tebeo con vida propia que propone ‘Clase Letal’.

 

La base de la que parte se parece bastante en espíritu a los trabajos en la viñeta de Mark Millar, por lo que no sería de extrañar que si hubiera sido una adaptación al cine tendríamos a Matthew Vaughn dirigiéndola.

Y es que para hacerse una idea del tipo de humor violento y tono general de la historia podríamos pensar en la serie ‘Kingsman’, en la que también se enseñaba a un jovenzuelo a convertirse en un hombre de acción, pero también en un mercenario implacable, que al fin y al cabo es lo que los agentes secretos como James Bond son.

Sin embargo, en vez de la sobrecarga de nuevas tecnologías y la presencia de móviles y conexiones vía red de esa saga, ‘Deadly Class’ propone una vuelta a las notas en clase, los duelos en el patio y la suciedad de barrios llenos de droga y punk rock.

‘Clase Letal’ no tiene a chicos con superpoderes, pero sí tiene algo de ese ambiente de los tebeos de mutantes ambientados en esa época, cuando los jóvenes de la escuela Xavier salían de las calles llenas de pandillas y malos ambientes. Un poco lo que representa cierto episodio de la temporada 2 de ‘Stranger Things’, en el que los jóvenes con poderes están tratados como marginados y punks.

No por casualidad tenemos en el reparto a Lana Condor, la Júbilo de las nuevas películas de X-Men, que también aparecerá en, ‘Alita: Angel de combate’, la nueva película de Robert Rodríguez, un director con el que el espíritu de la serie tiene mucho en común. Sin ir más lejos, su personaje podría ser prima de la Miho de ‘Sin City’.

Para rematar la jugada, la serie está rodada como una película, en panorámico y con una ambición propia del cine de acción más fresco. También ayuda que la banda sonora está plagada de temas de punk rock, new wave, post-punk y gótico desde The Cure a The Dammed o Echo and the Bunnymen.

Por tener tiene hasta a Henry Rollins, el cantante de Black Flag —una de las bandas de hardcore que definieron la cultura urbana underground de los 80—haciendo de profesor en la clase de venenos. También tenemos fragmentos animados con el estilo del cómic, insertados en medio a modo de flashback muy al estilo de ‘Kill Bill’, con lo que si te gustan las series provocadoras, sangrientas, y algo gamberras como ‘Happy!’ o te gustaría saber cómo sería ‘Al salir de clase’ si la hubiera dirigido Tarantino o Guy Ritchie, esta es tu serie.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.