coordinadoras de intimidad

coordinadoras de intimidad

Así se rueda una escena de sexo en pleno Me Too (según sus expertas)

En Hollywood se está popularizando la figura de las coordinadoras de intimidad, encargadas que las escenas de sexo de películas y series se ruedan sin peligros de agresiones ni abuso de poder para sus actores. Sobre todo, para sus actrices. Pero, ¿cómo deben ser estos momentos sexuales para que también mejoren nuestras relaciones en la vida real?

Outlander
Outlander | Agencias

VÍCTOR M. GONZÁLEZ | @VictorMGonz | Madrid | 05/12/2018

El pasado mayo, la actriz Maggie Gyllenhaal confesó una anécdota del rodaje de 'The Deuce', la serie que protagoniza ahora, sobre la relación entre la prostitución y el inicio del porno popular en la Nueva York de los años 70.

La estadounidense tenía que filmar una escena en la que un hombre alcanza el orgasmo tras tener relaciones sexuales con ella, y ella pidió al creador de la ficción, el aclamado David Simon ('The Wire'), alargar el momento para que ella lograra también el clímax, aunque en este caso, masturbándose.

El productor accedió, algo que hace años no habría sucedido. Recordemos el triste caso de 'El último tango en París', de Bernardo Bertolucci, recientemente fallecido. Según declaraciones del director de 2013, ni Marlon Brando ni él informaron a Maria Schneider de la secuencia por la que la película ha pasado a la historia. Fue una agresión real.

Las escenas de sexo están en el punto de mira, y es de lo más comprensible en plena era del Me Too. Tras la revelación de los crímenes sexuales cometidos por Harvey Weinstein y otros hombres poderosos del cine y la televisión, Hollywood está en el proceso de un gran cambio. En primer lugar, depurar las productoras de comportamientos tóxicos e incluso delictivos hacia las mujeres.

Después, facilitar su acceso a los puestos de producción y dirección, de donde han estado siempre apartadas. Además, profundizar en las historias sobre mujeres contadas por mujeres. En este escenario, como decíamos, las escenas de sexo cobran gran importancia. No solo porque pueden dar pie a los abusos de poder que denuncia el movimiento feminista, sino porque debe servir también para ampliar el imaginario sobre el deseo y el sexo femenino.

¿Qué son los coordinadores de intimidad?

Es por eso que la cadena HBO ha decidido crear, precisamente para la serie 'The Deuce' (pero la ha extendido a otras), la figura de la coordinadora de intimidad, la persona, en este caso una mujer, que vela por el bienestar de los actores en las escenas de sexo. No es una censuradora ni una mamporrera.

Según sus propias palabras, Alicia Rodis afirma que "el arte es incómodo, y hacer estas escenas es incómodo. Queremos asegurarnos de que todo el mundo está a salvo". Su labor es evitar las agresiones y los abusos que pueden generar estos momentos, sobre todo cuando el hombre tiene una posición de poder sobre la mujer, como sucede en una serie sobre la explotación sexual. Rodis explica, aun así, que suelen ser los actores los más preocupados en no cruzar líneas problemáticas con sus compañeras.

En la entrevista al portal británico, Alicia Rodis señala los puntos de inflexión en el boom que su profesión está teniendo actualmente. Además del Me Too, afirma que la infame expresión de Donald Trump de "agarradlas por el coño" ha creado malestar en círculos empresariales, que quieren prevenir estas conductas.

La labor de Rodis no es nueva, existen especialistas en ello desde los años 2000, pero es ahora cuando, como ella misma asegura, han llegado para quedarse. Esta coordinadora de intimidad fue actriz hace años, pero explica que no fue hasta que trabajó detrás de las cámaras cuando se dio cuenta de su necesidad, pues falta pedagogía entre los actores, así como una serie de estatutos que profesionalicen la supervisión de las escenas de sexo. Por eso también es una de las fundadoras de Intimacy Directors International.

Un puñado de recomendaciones

El pasado mes de mayo, la periodista Jess Joho se adelantó a estos temas en un artículo para el portal estadounidense 'Mashable'. En él habla de una actriz cuyo papel en una audición fue arrodillarse para fingir practicar una felación. En eso consistía la prueba para el personaje. Eso sí: se fue de allí habiendo sacado los colores a los productores, que se disculparon ante ella.

Es solo una muestra de la realidad de las mujeres en los rodajes de cine y televisión, y el reportaje en cuestión no solo sirve para visibilizarla, sino para perfilar qué debe cambiar. Debemos crear el sentido para cuestionar todas esas películas, series, personajes y escenas que fomentan una imagen irreal y tóxica del deseo de las mujeres. Los personajes femeninos no están aquí para dar placer a los masculinos; ellas también desean, también follan, también toman decisiones.

En este escenario de reivindicación de la sexualidad femenina a través del cine y la televisión es importante la cuestión del desnudo. En este caso, el desnudo masculino, la 'female gaze', algo así como la mirada femenina: mostrar el deseo femenino a través de la imagen. Esto se traduce en algo muy sencillo: que en las pelis y en las series apenas aparezcan penes también es machismo.

Pero el aspecto en el que más urge avanzar es el debate sobre el consentimiento y cómo la industria pone en escena imágenes que no son relaciones sexuales, sino violaciones. Y en el caso de que sean violaciones conscientes, deben suponer un conflicto oportuno en el personaje que la sufre, no solo una excusa argumental para una trama criminal. Mejorar todas estas escenas no solo mejorará el cine y la televisión: también nuestra relación con el sexo.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.