MUESTRA EDUCATIVA BIZARRA

MUESTRA EDUCATIVA BIZARRA

El vídeo de educación sexual que muestra qué pasaba si te pillaba tu madre masturbándote en los 70

Este alucinado vídeo de educación sexual de los 70 muestra una escena incomodísima que más que una muestra educativa es un bizarro momento de ineptitud cinematográfica cuya psicotrónica existencia esconde, además, una explicación más impactante.

Ricky
Ricky | Agencias

JORGE LOSER | @loserjorge | Madrid | 19/10/2018

Ocurre en la era de los vídeos virales. De pronto, sin saber de dónde aparece te encuentras un video educativo de 1975 sobre la masturbación que no sabes si es el prólogo de un giallo italiano de Darío Argento, una muestra temprana del cine de Haneke o una mala obra de teatro del colegio.

La capacidad de aberrar de este tipo de clips creados con toda la buena intención es directamente proporcional a la mala interpretación de sus actores, seguramente, ajenos al cine o televisión profesional. Todo se completa con una puesta en escena ridículamente incómoda que, junto a la música sin lo convierten, incluso, en un momento malrollero.

 

En el video (arriba), una madre entra a la habitación de su hijo, que se encuentra en medio de la noble faena de proporcionarse placer debajo de las sábanas. Lo realmente bizarro es la manera en la que ella reacciona. En vez de retirarse y hablar con él en el momento de la cena, o esperar al día siguiente, se queda mirando fijamente y trata de entablar una conversación natural con su retoño onanista.

Que es normal, que está haciendo lo correcto al mantenerlo en secreto… luego le pregunta, liviana, "Sienta bien, ¿no te parece?" y luego, tras uno de los minutos más incómodos de la historia del audiovisual, se disculpa por irrumpir mientras su hijo la mira fijamente durante demasiados segundos como si fuesen a encendérsele los ojos a lo ‘El pueblo de los malditos’. En realidad, parte de la anacrónica singularidad tiene una explicación algo más turbia.

El segmento formaba parte de un ignoto documental del servicio público americano que duraba 20 minutos, titulado "El ABC de la educación sexual para personas adiestrables", realizado por la Planned Parenthood of Southeastern Pennsylvania. Una de las cosas que ya chocan, desde el principio, es el término desafortunado utilizado para los discapacitados mentales.

En el original “Trainables", la película, en su propia manera torpe, corta con algunos patrones para llegar a explicar los términos que los adultos deben enseñar a los niños con necesidades especiales sobre la sexualidad.

 

El minidocumental fue dirigido por Maxwell Brecher y producido y distribuido en 16 mm por Hallmark Films and Recordings, Inc. El propósito era instruir a los maestros y cuidadores sobre cómo abordar cuidadosamente los diversos temas del sexo para adolescentes con discapacidades del desarrollo.

"La educación sexual para los adiestrables debe ser tan simple como el ABC", dice el presentador Richard Dix, quien agrega que las costumbres religiosas no deberían interferir en este tipo de formaciones. Además del esperpento de Ricky, hay algunas escenas involuntariamente cómicas, como un grupo de maestros que tratan de llegar a dar con algunos nombres alternativos para el pene.

También tenemos a profesores mostrando diagramas para enseñar a sus alumnos su anatomía y discutir los muchos aspectos del desarrollo normal y la madurez sexual. Los temas que serían más difíciles de abordar, como por qué está mal la masturbación pública o la idea de ser secuestrado o explotado por otros, se manejan con cierto tacto.

El estilo, eso sí, no deja de ser un poco extraño, especialmente algunos primeros planos a lo estilo Sergio Leone del presentador, o detalles como la siniestra banda sonora inicial, acompañada por los pasos de una joven disminuida, perdida las calles de una ciudad sin nombre. Un inicio de película de terror que se complica cuando se acerca un coche en donde un hombre extraño pide a la muchacha que le deje acariciarle el pelo. Luego se sube al automóvil y se la lleva. Escalofríos.

El guía turístico de esta casa de los horrores no tiene mejor pinta que el tipo del coche. Y va introduciendo algunos segmentos como la presentación de dibujos con los miembros, que también resulta, como poco incómodo. No menos que el momento en el que uno de los chicos le dice a uno de los formadores que se ha despertado “mojado y pegajoso”.

Pero en realidad, momentos extraños aparte, es una pieza bastante interesante sobre lo que suponía en la práctica para quienes cuidan de personas con problemas de desarrollo y sus responsabilidades como seres sexuales, aunque es fácil sospechar que uno de los verdaderos propósitos del vídeo es intentar que los pobres no tengan embarazos no deseados, creando situaciones complicadas.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.