12 horas de creatividad y activismo por los derechos de los animales. Es lo que proponen los organizadores de Vegan Chalking Night, un evento global que se celebrará de ocho de la tarde del 31 de mayo a las ocho de la mañana del 1 de junio, y al que se han sumado 265 ciudades de España y del mundo.

El planteamiento es sencillo: decorar el suelo con mensajes en defensa de los derechos de los animales. Mensajes escritos con tiza, de manera que puedan ser vistos por los viandantes y, al mismo tiempo, borrados con facilidad a las pocas horas.

“Este movimiento surge a principios de febrero como un evento local del grupo de activismo antiespecista e independiente 269 Gran Canaria”, explica Ismael, organizador de la cita. “El objetivo es lanzar un mensaje potente y difundirlo por todo el planeta. Queremos que el día 1 de junio el mundo amanezca cubierto de colores y mensajes de revolución animal”.

En Madrid, que tendrá la céntrica Cuesta de Moyano como epicentro, participarán más de una treintena de activistas. “Desde que lo propusieron me pareció una forma de expresión artística muy accesible, tanto para los que lo hacen como para los que lo reciben”, cuenta a Tribus Ocultas Raquel, una de ellas.

El año pasado, la propia Raquel participó en la iniciativa, aunque ésta no llegó a buen puerto. “Intentamos hacerlo en el Retiro, pero nos echaron”, recuerda. “Hay que decir que no habíamos pedido permiso. En la Cuesta de Moyano nos recibieron muy bien, así que hemos hecho de él nuestro lugar. Además, para este año sí contamos con todos los permisos”, ríe.

Pese a aquella expulsión la reacción de los viandantes fue muy positiva. “La gente se acercaba en plan: “¿Y estos qué hacen?” Los niños piden unirse y es superdivertido cuando les dejan. Llama mucho la atención. Es importante porque une como grupo, y al mismo tiempo es una acción inocua, agradable y totalmente pacífica. Y es a lo grande: tu lienzo es el suelo”, explica Raquel.

Ismael se muestra ilusionado con la repercusión mediática de Vegan Chalking Night, así como a través de su gran aliado: la redes sociales, pero también en la propia calle. “Espero que tenga un gran impacto en la gente que lea los mensajes y que se pare a debatir con los activistas. Que cause reflexión, inspiración, toma de conciencia y acción en consecuencia para muchas de estas personas”.

“Vamos a demostrar que el mundo también está unido y organizado en la lucha contra la opresión por especies. Además, me gustaría que este evento sea un precedente y sirva como motivación a otros grupos activistas a la hora de crear nuevas acciones a nivel mundial”, añade Ismael.

La acción Vegan Chalking Night es, para sus impulsores, una muestra más de que la ciudadanía está cada vez más concienciada en materia de derechos de los animales. Algo que va a más “gracias al increíble trabajo de tantas personas activistas”, apunta Ismael. “Cada vez hay más información al alcance de cualquiera acerca de los procesos de explotación que convierten a los animales en productos y/o herramientas de trabajo. Esto hace que a la gente le cueste más hacer la vista a un lado e ignorar la violencia e injusticia que suponen el consumo de dichos productos”, concluye.