El modelo, bautizado como 996, implica trabajar de nueve de la mañana a nueve de la noche durante seis días a la semana.

Según Ma, “trabajar 12 horas al día es una bendición”. Y añade: “Todos queremos éxito, una buena vida y ser respetados".

"Si no pones más tiempo y energía que los demás, ¿cómo puedes conseguir ese éxito?”, añade.

El modelo se ha impuesto en muchas compañías chinas, especialmente las tecnológicas, y ha levantado una gran polémica.

A las largas jornadas laborales, hay que sumar unos sueldos muy bajos.

Pese a que el modelo 996 se aplica en muchas empresas, en teoría es ilegal: los artículos 36 y 38 de la Ley Laboral de la República Popular China señalan que no se puede trabajar más de ocho horas al día y 44 horas a la semana.

Sin embargo, la gran competitividad del mercado chino provoca que, a menudo, estos artículos se queden en papel mojado.

Esa circunstancia ha provocado incluso que el otro gran gigante del comercio electrónico mundial, Amazon, anuncie que abandonará el mercado chino por no poder competir con empresas como Ali Baba.

Algunas voces aprovechan para recordar que, si un producto es muy barato, es porque a alguien le está saliendo muy caro en el otro lado del mundo.