Eliza Brichto es una niña londinense de 7 años. Su sueño es convertirse en modelo de Zara, su marca favorita, pero sólo le gusta la ropa de chico.

Por este motivo, la joven ha tenido la idea de enviarle directamente a la empresa una carta en la que explica por qué deberían permitirle ser modelo de la colección de chico. La honestidad y la ilusión mostrada en la misiva ha conseguido que su historia se vuelva viral.

La pequeña Eliza ha reabierto un debate que aparece con cada vez más frecuencia: ¿es realmente necesario diferenciar entre productos para niños y para niñas?

Por el momento, la marca no ha respondido directamente a la carta, pero el perfil oficial de Twitter de Zara ha publicado recientemente imágenes que muestran ejemplos de diversidad en su colección para niños: