¿DÓNDE DEJAMOS A LOS PEQUES?

¿DÓNDE DEJAMOS A LOS PEQUES?

¿Por qué no coinciden las vacaciones escolares con las laborables si preocupa tanto la natalidad en España?

No entiendo a una sociedad que antes se pregunta a qué huelen las nubes que el porqué las vacaciones escolares no coinciden con las vacaciones laborales. Llega Semana Santa y un gran número de familias se hacen esta pregunta ¿dónde dejamos a los niño/as?

Un chupete de un recién nacido, imagen de archivo
Un chupete de un recién nacido, imagen de archivo | Getty Images

CRISTINA ALONSO | Madrid | 27/03/2019

El recurso de las abuelas/os a veces es imposible y pasa lo mismo con apuntarlas/os a un campamento o contratar a una niñera/o porque no da el presupuesto. Y es aquí cuando llega la gran pregunta ¿DE VERDAD LE IMPORTAN AL ESTADO/SOCIEDAD LAS FAMILIAS E INCLUSO LAS NIÑAS/OS?

Hace nada ha sido 19 de marzo, hace nada era conocido ese día como el día del padre pese a que desde 1993 la Asamblea General de Naciones Unidas adoptara el 15 de mayo como el Día Internacional de las Familias para visibilizar el papel fundamental de la unidad familiar en la educación, la transmisión de valores y la construcción social.

Familia es un concepto inclusivo y sumativo de todos sus miembros. Por eso es importante subrayarlo en lugar del día del padre o la madre. Se debe tener un compromiso con la adaptación a la realidad y ésta es muy diversa. No todas las familias se ajustan al mismo perfil heteronormativo pero sí todas cumplen la misión de ser un lugar de crecimiento en el que las niñas/os encuentran cariño, protección y seguridad (independientemente del modelo familiar).

Hay que respaldar los modelos de familia para que cada niña/o se identifique con la suya desde el respeto a la diversidad pero ¿pasa este respeto por la diversidad de familias por el cuidado? ¿pasa este respeto por la diversidad de familias desde una perspectiva de género? Claramente NO. Y no es nuevo.

Aunque las mujeres llevamos oprimidas por el hombre desde el siglo XVI me voy a centrar a partir del s. XX por no hacer esto muy largo.

1914, I Guerra Mundial, las mujeres ocupan los trabajos, reservados (casi) totalmente a los hombres tras marchar estos a la contienda.

Al poco, el fascismo (Kinder, Kirche, Küche- Casa, cocina y calceta- cuya finalidad era que se renunciara “VOLUNTARIAMENTE” *entendiendo por voluntariamente no dar trabajo a las mujeres casadas, las solteras despedidas por tener novio, supresión de las becas a mujeres en la enseñanza secundaria y limitación al acceso a la universidad* a los derechos logrados por el feminismo aka derecho a ser cuidada plena a favor de la maternidad, religión y tareas domésticas) y la II Guerra Mundial en donde, otra vez, las mujeres se dedican en cuerpo y alma al apoyo de la patria.

Una vez finalizada la II Guerra Mundial el patriarcado generó a través de la cultura (publicidad/medios) la idea repetida hasta la saciedad hasta convertirla en deseo propio de que las madres, hermanas e hijas debían permanecer en casa para cuidar a los combatientes que llegaban del frente.

Además empezó a divulgarse que lo único que necesita “una buena dama” para ser feliz era estar rodeada de electrodomésticos que le permitieran llevar a cabo las labores del hogar, es decir, que se echó a las mujeres de los trabajos que habían tenido (las dejaban sin autonomía económica en un sistema capitalista) y su lugar lo ocuparon los hombres y se desarrollaron electrodomésticos y bienes de consumo que necesitan a mujeres dispuestas a comprar.

La perfecta ama de casa de los años 50´s. que nunca conseguiría un orgasmo limpiando el suelo y sí hastío, sobremedicación y alcoholismo, lo que en 1963 Betty Friedan llamó La mística de la feminidad.Y TACHÁN. Seguimos en el s. XXI con los mismos argumentos anacrónicos, todo en esta vida se adapta a los tiempos rápidamente menos los derechos de las mujeres si no pensad lo rápido que hemos pasado de tener un Nokia a tener un smarthphone.

Y sí digo los derechos de las mujeres porque la pobreza tiene rastro de mujer. Somos nosotras quienes más estamos en paro, con trabajos precarios, a media jornada y reduciendo la jornada.

Seguimos siendo nosotras las que nos ocupamos de los cuidados tanto de niñas/os, ancianas/os, personas de dependientes porque “nena, tú que cobras menos quédate en casa que ya trabajo yo” y diréis ¿y esto qué tiene que ver con que las vacaciones escolares no coincidan con las vacaciones laborales? PUES TODO.

Porque la conciliación no sirve de nada si no hay corresponsabilidad.

Porque si tanto les preocupa que España sea un país envejecido donde la natalidad brilla por su ausencia que fomenten las acciones positivas para evita la feminización de la pobreza.

Porque los países donde hay más mujeres en el mercado laboral son países que obtienen mayores beneficios y la tasa de natalidad mejora.

Porque se hartan de proclamarse provida cuando la vida, entendida esta como digna y no como duración, les importa mierda y media y por tanto están en contra del derecho reproductivo y sexual de las mujeres aka aborto. El aborto es un derecho de la mujer.

Porque dicen que tener hijas/os es un derecho en vez de lo que es, un deseo (sí, exactamente igual que cuando soplabas las velas de la tarta de cumpleaños y pedías un pony). Demostrando, una vez más, que no nos ven humanidad ninguna y aprovechando la precariedad económica nuestra para su beneficio. Obviamente estoy hablando de los vientres de alquiler.

Porque los salarios son de risa y difícilmente se llega a mediados de mes sin estar en números rojos.

Porque desde 1988 el permiso de maternidad no se ha modificado nada y es de los más bajos de la UE y además está por debajo de lo que la OMS recomienda sobre lactancia materna.

Porque no se invierte en centros públicos educativos de Infantil I (hasta 3 años).

Porque social&culturalmente con que poquito a un hombre se le considera un padrazo y con que poquito a una mujer se le considera mala madre y vamos cargando culpas que no nos pertenecen.

Porque, si tanto realiza la crianza, ¿por qué no la hacen ellos también?

Al estado/sociedad las familias no le importan, las niñas/os tampoco y las mujeres menos. Hay datos estadístico de sobra para saber que somos nosotras las que hacemos malabares para conciliar y el estado/sociedad no es que mire para otro lado es que lo aprovecha para ahorrar dinero.

Las mujeres, en una sociedad patriarcal que nos educa bajo el mandato del cuidado al otro y el mandato del silencio y la resignación somos su gallina de oro, nos pagan con amooooor y además nos hacen creer que es lo que queremos.

No, tía, no, no eliges libremente hacerte el láser y no eliges libremente dedicarte, sin cotizar, a CUIDAR a tu familia y no porque el cuidado sea algo malo, que al revés sino porque el cuidado no está nada valorado ni reconocido, las cosas de chicas, ya sabes, esas que denigran al hombre que las hace pero curiosamente a nosotras nos realizan, ahí está la cosa, tú. Si estuvieran todos los hombres implicados en el cuidado ya te digo yo que sí coincidirían las vacaciones escolares con las laborales PERO.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.