Cuando las mujeres quemaban sujetadores en las calles de París

Cuando las mujeres quemaban sujetadores en las calles de París

¿Necesitamos otro Mayo del 68? Su impulsor, Daniel Cohn-Bendit, ahora apoya a Macron

“Prohibido prohibir”, “la imaginación al poder”, “la anarquía es el orden”, “haz el amor y no la guerra”. Estas fueron algunas de las consignas que se gritaron durante Mayo del 68. Una revolución que comenzó en París y que se expandió por todo el planeta. Una utopía y un espíritu que muchos creen necesario reivindicar medio siglo después.

Mayo del 68
Mayo del 68 | Agencias

PEDRO MATEO | @pedromateo2011 | Madrid | 16/05/2018

Daniel Cohn-Bendit fue un estudiante de sociología que lideró un grupo de estudiantes conocidos como '22 de Marzo' y más tarde 'Mayo del 68'. Cohn-Bendit fue un joven de orientación anarquista y no comunista, esto es es importante para intentar comprender todo lo que se activó en la Universidad de Nanterre y terminó explotando en las calles de París.

Hasta el punto de que incluso el propio Charles De Gaulle tuvo que irse de París en helicóptero y refugiarse en la zona alemana ocupada por los franceses. Este es sólo uno de los miles de ejemplos que ayudan a hacernos una idea de la magnitud y el impacto de aquel nuevo intento de Revolución Francesa llamado Mayo del 68.

Este Daniel Cohn-Bendit no es otro que 'Dany el Rojo', apodado así por el color de su pelo. Fue el líder revolucionario de Mayo del 68, y en la actualidad, un eurodiputado que apoya a Macron y que se relaja en las burbujeantes aguas de ese jacuzzi llamado 'establishment político'.

Empezar así el artículo, no sólo es una 'petite provocation', sino también una manera de sugerir que Mayo del 68 no sirvió para mucho. Cohn-Bendit ha llegado a decir: "He apostado varias cajas de champagne a que Macron será el próximo presidente, y voy a ganar".

Mayo del 68 | Agencias

Ha pasado medio Siglo. La situación es completamente distinta. Este señor tiene más de 70 años, así que no me lo imagino poniéndose delante de un tanque como el chico de la Plaza de Tiananmen. Ha cambiado las manifestaciones, los disturbios, los gritos y las carreras por los despachos y la burocracia

¿Su propia metamorfosis ha sido la de Francia y la de la 'Europa desarrollada'? Cohn-Bendit ya no quiere hablar más sobre Mayo del 68: "He hablado durante 49 años del 68. Basta". De hecho, para celebrar la efeméride, ha publicado una biografía futbolística, ya que el fútbol copa gran parte de su vida. Muchos pensarán: Dany es ahora un burgués. Otros pensarán: Vivimos en otra Europa, no necesitamos otro Mayo del 68.

Fue una revolución estudiantil y una revolución sexual. Se exigía una reforma universitaria que finalmente se consiguió, pero también una libertad sexual que venciese al puritanismo reinante. Esos millones de estudiantes se unieron a millones de obreros. Diez millones de obreros secundaron la huelga general, una huelga sin precedentes en la Francia de las postguerras.

Trenes, fábricas, aeropuertos, coches, todo estaba paralizado. Incluso el Festival de Cannes, que no se paralizó precisamente por arte de magia, sino porque importantes cineastas como: Truffaut, Godard o Malle, entre otros, tomaron las salas de proyección denunciando que no había ningún film que mostrase los problemas obreros o estudiantiles de la Francia de entonces.

Mayo del 68 | Agencias

La cosa por supuesto no acabó ahí. La lucha feminista fue otro de los pilares de Mayo del 68. Las calles estaban llenas de mujeres exigiendo sus derechos. Siete años después se aprobó el derecho al aborto. Las manifestaciones anti-belicistas fueron otros de los protagonistas. Hay que tener en cuenta que por aquel entonces el mundo era testigo de aquel absurdo infierno que fue la Guerra de Vietnam. El asesinato de Martin Luther King no hizo sino engrandecer el carácter global de esta revolución

Gases lacrimógenos, cócteles molotov, coches ardiendo y adoquines, miles de adoquines volando por todas partes. De hecho, uno de los slogans más famoso fue 'Bajo los adoquines está la playa'. Fue la revolución de los eslóganes y probablemente la revolución más mediática que se recuerda.

Todo estaba plagado de frases estupendas y pintadas como las que nombro arriba. Todo formaba parte ese 'El espíritu de Mayo del 68'. Un estado mental. Una utopía romántica con la que se pretendieron cambiar las cosas.

Y como diría el escritor francés, nacido precisamente en París, Anatole France: "La utopía es el principio de todo progreso y el diseño de un futuro mejor". No sé si esto termina de contestar la pregunta: ¿necesitamos otro Mayo del 68?

Más noticias

Los mas vistos

Venus Gillette

Venus Gillette

¡¡¡Vuelven los planazos!!!

Disfruta con Venus de un verano increíble y no te pierdas ningún plan

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.