La voz de alarma la dio en Twitter una enfermera de Seattle, que contó los casos de dos jóvenes de 19 y 23 años que fueron hospitalizadas por el mismo motivo en solo una semana.

Tal y como explicó la profesional sanitaria, la fuerza de la aspiradora puede extraer mucho más que sólo sangre menstrual, lo que hace que esta práctica entrañe un grave riesgo para la salud.

Introducir el aspirador en la vagina durante el periodo aumenta el flujo menstrual más de mil veces, algo que provoca un shock, además de graves daños en el cuello uterino.

La noticia generó una oleada de comentarios en las redes sociales, donde centenares de mujeres han expresado su incredulidad ante la generalización de esta práctica.

La petición de más información por parte de los internautas llevó a la enfermera a dar más información sobre lo ocurrido.

“No sé si fue una Eureka, Dyson, Hoover o alguna marca de Walmart, pero sí ... era una aspiradora real”, explicó en Twitter.