Desde hace seis años abre las puertas de su estudio para retratar a lápiz a todo aquel que va. Las citas las gestiona por redes sociales (Twitter e Instagram).

Hacia la cinco de la tarde comienza a dibujar y en menos de una hora el retrato está listo.

Al modelo le regala un archivo digital, e Iván publica todos los retratos en su web.